México.- El presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, descartó que en el país haya ingobernabilidad por el conflicto de los policías federales que deberán formar parte de la Guardia Nacional.

En entrevista, el legislador federal reconoció que es necesario resolver esta situación, la cual, dijo, se trata de asuntos administrativos, que es lo que sucede cuando un país se transforma.

Indicó que sobre el tema de las demandas de los elementos de la Policía Federal sólo conoce lo que se ha difundido en los medios de comunicación, sin embargo, afirmó que hay asuntos laborales vencidos en la administración pública, y que “van a saltar por un lado y por otro”.

“Todo lo que se está transformando en el país requiere soluciones administrativas precisas, y eso es lo que hay que hacer, y hay que ver dónde están los agujeros que puede dejar una recomposición del gobierno y atenderlos”, abundó.

Muñoz Ledo expuso que corresponden a pasivos laborales y en las juntas de Conciliación y Arbitraje habrá quejas, y "hay que abordarlas con prontitud y con técnica administrativa".

Opinó que estos temas tienden a politizarse, y rechazó que algunas dependencias del gobierno federal y en medios de comunicación públicos se apliquen medidas drásticas en esa fase de recomposición administrativa.

A manera de ejemplo, Muñoz Ledo comentó: “ese es un tema que me preocupa y me apasiona. Yo fui coordinador administrativo del Gobierno de México, y mi espacialidad era justamente buscar soluciones alternativas, son pasivos laborales, nos los vamos a encontrar".

“Si mañana deciden cerrar aquí obviamente se va a ver feo, pero habrá 40 empleados que salen volando, eso se tiene que resolver con tu compañía (empresa), entonces se tiende a politizar todo, es mi opinión”.

El diputado federal participo en el conversatorio El Futuro del Orden Mundial y los Retos Globales, como uno de los actos conmemorativos al 50 Aniversario que tiene que llegó a México la Fundación alemana Friedrich Ebert Stiftung.

En otro tema, sobre la migración reiteró que está en contra, aunque por ley está prohibido que haya “usos impropios” de la Guardia Nacional.

“Yo espero que esto se resuelva pronto, faltan 45 días al acuerdo con (Donald) Trump (presidente de Estados Unidos), y espero que después podamos dormir un poco más tranquilos”, añadió.