México.-¿Cuánto tiempo de calidad pasas con tus hijos? y honestamente responde… ¿te pesa? Si contestaste que sí, puedes sentirte tranquilo, no eres el único y no eres mal padre por eso. Además si pasas poco tiempo con ellos, tampoco estás solo, pues un estudio demostró que 6 de 10 padres juegan menos de dos horas a la semana con sus críos.

¿Qué hace que los padres juegan menos tiempo?

La conclusión se dio conocer en el estudio #Juegaconellos, donde se encuestó a medio millar de padres y se encontró que 6 de cada 10 no dedican ni dos horas diarias a pasar tiempo de juego con sus críos. Además, tres de cuatro, admitieron saber lo importante que es y los beneficios que esto trae también para los adultos.

Entre los beneficios que el 54% afirmó sentir es que crean un canal de comunicación sólido con sus hijos; mientras que el 40% cree que pasar tiempo con ellos los lleva al autoconocimiento y a que desarrollen sentimientos más positivos.

Este estudio que demostró que los padres juegan menos tiempo, también explica que el 39% aseguró volverse a sentir como niño; mientras que por otro lado, el 50% encontró soluciones aplicables a otros momentos de vida.

¿Pero qué pasa con los otros padres?

Como decíamos en un inicio, si sientes culpa, no estás solo, pues al menos el 18% afirma verlo como una obligación, el 4% no sabe ni cómo jugar y hasta el 1.4% piensa que es aburrido. Si te encuentras dentro de alguno de estos porcentajes, a la mejor buscar otras opciones de juego, tal vez saliendo de casa, pueden ser más atractivas para ambos.

El objetivo de buscar nuevas formas de interacción con tus hijos, es que además de buscar la felicidad, los adultos reducen su nivel de estrés acumulado en la oficina, así como mayor flexibilidad mental y vitalidad.

Con resultados tanto positivos como negativos, de este estudio que asegura que los padres juegan menos; la psicóloga colaboradora del estudio, Alicia Banderas, afirmó que los adultos aún creen que el juego con los niños es solamente beneficioso para ellos, pero no creeríamos lo que aporta a los padres.