[caption id="attachment_4144" align="alignleft" width="375"]Acapulco Guerrero 05 mayo 2015 El candidato del PAN a la presidencia municipal de Acapulco, Zeferino Torreblanca Galindo durante un evento de campaña realizado en un  instituto de belleza de este puerto donde dijo estar seguro de poder ganar estas elecciones ino no hubira participado. Foto: Javier Verdín Foto: Javier Verdín[/caption]

"El dinero que los directores de periódicos reciben de los convenios se los gastan, ellos se van de viaje a Europa y a otros lados, en lugar de pagarles mejor a sus trabajadores".

El segundo candidato a la alcaldía de Acapulco entrevistado por Bajopalabra.mx es Carlos Zeferino Torreblanca Galindo. Vestido con pantalón café y camisa de manga larga azul, con el logotipo bordado del Partido Acción Nacional (PAN)  por un lado y la "Z"  por el otro; con zapatos finos de piel  y con un reloj al que no le había cambiado la fecha a la del día, se dispuso sonriente a responder las preguntas.

Al  sostener una plática con un grupo de estudiantes de una escuela privada en el centro de la ciudad, a escasos metros de la playa Las Hamacas, Torreblanca Galindo expresó: "Yo me metí a la política porque me caían gordos los políticos, y me fastidia que la gente diga que está harta de que los políticos sean ratas".

Y mientas camina, sin dejar de sonreír, les dice: "yo nací en buenas condiciones, repito, porque mis padres hicieron negocio cuando, en la época de oro de Acapulco, fueron abusados y supieron aprovecharlo.  A mí me tocó nacer en pañales de seda, pero no olvido que mi padre fue bracero, trabajaba cortando fresas y además trabajaba en una empresa que hacia pan, en la ciudad de Los Ángeles, en los Estados Unidos".

Luego sigue contando que su padre se vino a Guerrero, y se casó con una tapatía, que por eso él salió güero, que no crean que es Escocés, que es guerrerense y costeño de la región de Costa Grande.

Al continuar con la anécdota de la familia, dijo que su padre puso un pequeño negocio que poco a poco  fue creciendo a tal grado que se convirtieron en los pioneros de los Súper Mercados en Acapulco, antes de que llegaran las grandes tiendas.

Ya en entrevista, se le preguntó:

¿En qué condiciones llega como candidato Zeferino Torreblanca  Galindo?

Estoy  en una nueva condición humana, con mayor experiencia  y conocimiento, me la estoy llevando tranquila.

¿Se la está llevando tranquila?

Bueno, me la llevo tranquila, pero no tanto, porque se tiene que seguir trabajando, pero con mayor experiencia y conocimiento.

¿Cómo ve a sus contrincantes?

Con el mismo respeto conque los he visto siempre. No me fijo en lo que ellos están haciendo, voy a ganar por lo que yo haga y que cada quién haga sus propuestas, y Zeferino no le ha apuesta a la guerra sucia.

[caption id="attachment_4145" align="alignright" width="375"]JV-ZEFERINO-TORREBLANCA-02 Foto. Javier Verdín[/caption]

De ganar la presidencia municipal, ¿cómo va a encontrar al  municipio?

Encuentro a un Acapulco con mucha inseguridad y desempleo, y no quiero echarle la culpa a un solo gobierno de las condiciones en las que se encuentra este puerto. Y de lo que se está viviendo en este municipio, es producto de una descomposición gradual y continua de gobernantes y gobernados.

Yo creo, que no me toca juzgarlos, en mi gobierno creo que dejamos más o menos un gobierno racionado. Aunque faltó continuidad, cabe señalar que se dejó de trabajar en el servicio de la digitalización de documentos en el Registro Civil y así en otras áreas.

Como alcalde fue un fenómeno, en la gubernatura no le fue tan bien, ¿porqué regresar otra vez a buscar la alcaldía?

Primero, me fue muy bien en el estado, porque  terminé mi mandato, y la gente debe recordar que, cuando se gobierna un estado, se gobierna para 81 municipios, y no solamente para Acapulco.

¿Le van alcanzar las canicas a Zeferino Torreblanca para ganar la contienda, cuando cada quién va solo en este proceso y además el PAN en este municipio tiene poca presencia comparado con otros estados del país?

Yo espero que sí, por eso estoy aquí. Si no, no me hubiera metido a esto, porque ya estoy viejo para hacerle al paladín de la justicia.

¿Qué le da la confianza para pensar que va a tener la aceptación de la gente y que va a ganar la contienda?

La confianza me la da mi trabajo, todo lo que hice cuando fui presidente municipal, y también cuando me desempeñé como gobernador del estado, y en eso habrá algunos que les gusta y a otros no. Soy un hombre serio, responsable y maduro que tiene la experiencia, y que quiere que le vaya bien a Acapulco.

Se le conoce a usted como un buen administrador, pero ahora se va encontrar con un ayuntamiento en la ruina, descapitalizado y con una paramunicipal como Capama al borde de la quiebra ¿Cómo le va hacer para poder resolver los problemas financieros del municipio?

Pues con la anarquía en el transporte, que es tierra de nadie, y para acabarla la contaminación de la Bahía, porque no funcionan las 16 plantas tratadoras de aguas negras.

El buen administrador no solamente debo ser yo, si no que es obligación de todo gobernante administrar bien los recursos del pueblo, porque si no tienes dinero, ¿con qué haces las obras?.

Yo soy político y vengo hacer política; y no entiendo la manera de hacer política si no hay una buena administración.

¿Va a volver a poner orden en Acapulco con los ambulantes?

Lo vamos a intentar. Voy a poner mi mayor esfuerzo, y no necesariamente quiere decir que Zeferino vaya a intentar manejar los mismos métodos que utilizó en aquel entonces, cuando gobernó este municipio.

La situación que se vive en el estado es grave, recientemente ejecutaron a un candidato del PVEM a la alcaldía de Chilapa y antes a otra candidata del PRD, ¿tiene usted miedo?

Mire, no es que sea muy valiente, sino que he sido un hombre muy precavido por mi edad y claro que me tengo miedo. Le tengo miedo a los temblores, pero trato de aprender de mis temores y mis miedos y trato de tomar algunas providencias.

Tampoco crea que soy un hombre que se quiera aventar del hotel más alto de Acapulco, congruente y le pido al de “allá arriba” que me dé la sabiduría, para  que haga más cosas de las que pueda hacer y tomar buenas decisiones.

¿Ya no hace Zeferino los grandes eventos con multitudes de gente?

No, mire usted, la gente ha cambiado la forma de cómo ve la política, de hecho es apática, es por eso que buscamos sostener plática con la gente de manera directa  pero en grupos no tan grandes.

¿Qué va hacer para frenar la violencia en un municipio que no tiene policías?

Regresar la confianza, capacidad y entrega a los compañeros policías. Necesitamos crear más empleos y sobre todo, necesitamos a la sociedad participando en el tema de la seguridad. La policía sola no puede.

Y sobre el trabajo que viene realizando la Fiscalía del estado en los casos de los dos candidatos asesinados, ¿qué opinión le merece?

Esos asuntos en el estado son muy complejos y delicados. Están enraizados los grupos de criminales, la tarea no es nada fácil. Pero lo que se vive en Guerrero es lamentable.

Yo creo que con lo que ha estado pasando, en las condiciones en las que se encuentra el estado, nadie quiere ser candidato de ese partido en esta contienda electoral.

 Soy muy optimista, y pienso que se pude alcanzar un 50 por ciento de participación ciudadana.

No debemos olvidar que los mítines ya no sirven de nada, la gente ya no es tonta, ya han aprendido, y menos utilizando un discurso que ya todos conocen que hasta los dormiría.

¿Cómo va ser su relación con los medios?

Como decía, Luis Ignacio Lula Da Silva, “que los medios hagan su trabajo, que yo voy a hacer el mío”.

Mi relación no es de desayunar y comer con los medios, será de respeto, yo los quiero mucho y les manifiesto mi amor, admiración y mi cariño.  Pero que cada quién haga su trabajo.

¿Va haber apoyos para los periodistas, como cuando otorgó tarjetas a algunos de ellos?

Pues con la pena, pero debo decirle que los patrones y directivos de los medios de comunicación pagan muy mal a sus trabajadores. El dinero que reciben de los convenios se los gastan los directores, ellos se van de viaje a Europa y a otros lados, en lugar de pagarles mejor a sus trabajadores.

¿Cómo lograr equilibrar la balanza en torno a quienes sí hacen periodismo y no les llega la ayuda?

Bueno hay que reconocer que no todo debe gravitar en el gobierno,  hoy principalmente viven del gobierno los medios de comunicación mediante los convenios.

¿Le van alcanzar las canicas a Torreblanca para ganar la contienda?

Creo que he realizado un buen trabajo, la gente ya me probó y sabe de lo que soy capaz de hacer. No soy hombre de promesas, si no de hechos, y creo que sí vamos a poder lograr la meta, de lo contrario no estaría aquí.

Entiendo que ninguno de los hemos gobernado estamos a la altura de las exigencia de la gente, pero por eso he regresado, para hacerlo mejor y no quedarme en mi casa a rascarme la panza, viendo como todo se viene abajo.