París.-El español Rafael Nadal, que ya aseguró finalizar la temporada 2017 como número 1 de la clasificación mundial, se retiró este viernes del Masters 1000 París-Bercy por una lesión en la rodilla derecha, mientras que el argentino Juan Martín Del Potro cayó ante el estadounidense John Isner.

Tras darse de baja de su partido ante Krajinovic, Rafael Nadal dio una comparecencia ante los medios en la que mostró cierta seriedad por el percance en su rodilla, que le ha impedido jugar en París, a pesar de haber intentado hacerlo. El mallorquín, resaltó, en palabras recogidas por Mundo Deportivo, que es un momento muy duro y que en parte es normal por el gran desgaste que su cuerpo ha tenido durante todo el año.

"Ayer el dolor era muy fuerte pero no era el momento de parar. Seguí un tratamiento ayer para intentar jugar hoy, pero desafortunadamente no es posible. "En el estado en el que estoy no me veo jugando tres partidos más", señaló el español en rueda de prensa sobre alcanzar una eventual final el domingo, justo antes de disputar los cuartos ante el serbio Filip Krajinovic.

El balear reconoce que pondrá en marcha un tratamiento que ya le fue bien en ocasiones pasadas. “Para mí es un día muy duro, no es un buen momento para hablar de Londres. Llevo al límite mi cuerpo, estamos en final de temporada y es normal que estas cosas pasen. Mi rodilla siempre me incomoda un poco, pero, a veces, es peor. Y ahora está un poco peor. Realizaré un tratamiento que en el pasado ha funcionado bien".

El español no quiso hablar de Londres, sino de largo plazo y salud por encima de todo. "No ve veo jugando tres partidos más. Desde luego que he tomado una decisión muy dura para mí teniendo en cuenta lo importante que es en mi carrera una ciudad como París. No es si puedo jugar en Londres, es un tema a largo plazo, y si sigo con este dolor no puedo competir. Voy a tratarme porque creo que lo fundamental es la salud y lo más importante es seguir jugando al tenis el máximo tiempo posible”.

Rafa valoró la retirada del torneo al ver que sentía una gran dolor que le impidió moverse contra Cuevas mediado el tercer set. “He hecho todo lo posible por solucionar el problema. Ayer por la noche hice un tratamiento para intentarlo, pero es imposible jugar en el mismo estado que contra Cuevas porque hubo momentos que no podía moverme por la pista”.