Chilpancingo, Guerrero.- A más de 100 días del gobierno de Antonio Gaspar Beltrán en Chilpancingo, la falta de rendición de cuentas y opacidad continúa al igual que en la pasada administración de Marco Antonio Leyva Mena y el resto de los gobiernos priistas.

Hasta el momento no se conoce de manera oficial el salario de los 12 regidores, dos síndicos y el propio alcalde, las prestaciones con las cuentan, el número de trabajadores que tienen asignados cada uno y el número de asesores y el salario que perciben.

Las pasadas administraciones priistas se caracterizaron por la falta de transparencia y rendición de cuentas, con la llegada de Antonio Gaspar la situación es similar y pese a que el Cabildo lo integran cinco regidores de Morena, ninguno de ellos se ha pronunciado al respecto.

El llamado Gobierno de la gente ni si quiera cuenta con un sitio web oficial del gobierno, algo básico con lo que deben contar. 

En el gobierno saliente de Leyva Mena los regidores y síndicos tenían una partida de gestoría social para atender las necesidades de las colonias, recurso que nunca se transparentó y era utilizado de manera discrecional. Se desconoce si el actual Cabildo sigue percibiendo dicho recurso.

Al igual que en las pasadas administraciones priistas, en el gobierno de Antonio Gaspar las sesiones de Cabildo se siguen realizado en privado, a diferencia de Acapulco donde son públicas y se les permite el acceso a los representantes de los medios de comunicación.

Se desconoce también si han hecho licitaciones para la asignación de obras públicas o son asignadas de manera directa y a qué empresas.

A pesar de que el alcalde Antonio Gaspar Beltrán se ha pronunciado por la transparencia y rendición de cuentas, hasta ahora, sigue repitiendo las mismas prácticas de administraciones priistas.