La mafia del narcotráfico atacó por primera vez con un coche bomba a la policía de Ecuador en la frontera con Colombia: un cuartel quedó semidestruido y unas 28 personas resultaron con heridas leves, según informó este sábado el gobierno.

"Es un acto terrorista ligado a bandas de narcotraficantes que han sido golpeadas por las fuerzas de seguridad del Estado ecuatoriano", señaló el presidente Lenín Moreno en su cuenta de Twitter.

El atentado se produjo hacia las 01:30 a.m. del sábado (misma hora en Perú) y destruyó el 95% del puesto de policía de San Lorenzo, en la provincia de Esmeraldas (norte y fronteriza con Colombia).

En una rueda de prensa, el ministro ecuatoriano del Interior, César Navas, indicó que los 28 heridos leves han sido dados de alta.

Unas 37 viviendas resultaron afectadas, según un balance actualizado del ministerio del Interior.

Además subrayó que no se registraron víctimas fatales por la explosión y adelantó que cuentan con el apoyo de las autoridades de Colombia para avanzar en las investigaciones para tener información que permita "determinar a los causantes, a los presuntos autores de este acto de terror que se ha cometido en el cantón San Lorenzo".

La explosión hirió levemente a 23 personas entre policías y vecinos del lugar.

Moreno expresó su rechazo por "este acto terrorista que ocurre por primera vez en Ecuador" y ordenó reforzar la vigilancia policial y militar en la zona.

El mandatario decretó igualmente el estado de excepción en los poblados de Eloy Alfaro y San Lorenzo, donde habitan unas 56.000 personas, "a fin de fortalecer la seguridad de los ciudadanos y de la frontera".

El estado de excepción le permite al presidente, según la Constitución, disponer el empleo de fuerzas armadas y policía, ordenar el cierre o la habilitación de pasos fronterizos, o establecer como zona de seguridad todo o parte del territorio nacional.

Ecuador es considerado un país de tránsito de la cocaína que se produce en Colombia y se vende en Europa y Estados Unidos. Sin cultivos importantes de droga, las autoridades luchan contra bandas que almacenan el narcótico.

Venganza del narco

El miércoles pasado, la policía y la Armada dieron un golpe al narcotráfico al incautar cerca de una tonelada de droga en la provincia de Esmeraldas.

Las autoridades interceptaron una embarcación que llevaba 970 kilos de cocaína y detuvieron a cuatro personas, tres ecuatorianos y un mexicano.

El ataque de este sábado dejó apenas el esqueleto del cuartel de tres plantas. En la parte baja había autos con la carrocería dañada.

La explosión se produjo en la parte trasera del puesto de mando, donde funcionaban el comedor y los dormitorios de los policías.


Con información de El Comercio