#Suave Patria

“Narcos México”: las claves de la actividad criminal, según Neflix

Los grupos criminales en Colombia básicamente les han cedido el mercado de la cocaína en Estados Unidos a los mexicanos.

Por Redacción, 2018-12-07 08:25


Insight Crime.- “Narcos” ha alcanzado la mayoría de edad. En su cuarta temporada, la popularísima producción de Netflix deja el hampa de Colombia para centrarse en el país que es hoy el epicentro de los ejes criminales en Latinoamérica: México.

La selección de las locaciones, el periodo de tiempo cubierto y el reparto no fueron casuales: ofrecen una imagen del mundo criminal de México a través de los ojos de mexicanos y en el momento preciso en que surgieron algunas de las que hoy son las organizaciones criminales más poderosas y violentas.

Pero “Narcos: México” no habla solo del pasado. Una mirada más de cerca a la serie brinda algunas claves esenciales sobre el actual estado del hampa en el país y sus perspectivas.

La estrategia de la DEA contra capos

Desde su primera temporada, con una mirada creativa del ascenso y caída de Pablo Escobar en Colombia, “Narcos” de Netflix ha ofrecido un vistazo dramatizado del origen del actual hampa latinoamericano a través de los ojos de la Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos.

Episodio tras episodio de “Narcos: México”, puede verse al agente de la DEA Enrique “Kiki” Camarena trabajando como parte de un grupo más amplio en Guadalajara, en una búsqueda frenética de capos de la droga, incluyendo a Miguel Ángel Félix Gallardo y a Rafael Caro Quintero. La “estrategia de los capos” afirma que la captura o muerte de los jefes de las organizaciones criminales provoca la caída de dichas estructuras.

Han pasado varias décadas desde entonces, y aun cuando la estrategia ha demostrado ser ineficaz y contraproducente, sigue aplicándose. Centrar todos esos esfuerzos en hacer caer las cabezas de las organizaciones criminales sin una estrategia más amplia a largo plazo para atacar las economías ilegales solo lleva a la fragmentación de estos grupos. Organizaciones fragmentadas son mucho más difíciles de identificar y enfrentar.

De hecho, aun después del arresto final en 2016 del exjefe del cartel de Sinaloa Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, el cartel sigue siendo uno de los principales grupos criminales del país.

Pero ni la DEA ni las autoridades mexicanas parecen haber aprendido la lección. Hoy, la DEA sigue centrada en las cabezas de los grandes carteles. Ahora ha virado su interés de Félix Gallardo y el cartel de Guadalajara al cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y al jefe de ese grupo, Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”.

Tanto las autoridades estadounidenses como mexicanas ofrecen recompensas de varios millones de dólares por la captura de El Mencho. El Departamento de Justicia de Estados Unidos, junto con la DEA y otros organismos, anunciaron también recientemente nuevas “iniciativas de control coordinadas” para “desmantelar” el CJNG.

Un nuevo panorama criminal

La escena en la que aparece un Félix Gallardo que casi retorna de la muerte para volver a ocupar su silla en la cabecera de la mesa de una federación de criminales con ideas en común al final de la última temporada de “Narcos” fue el punto de partida de lo que terminó siendo un lucrativo modelo de negocios. Pero las innumerables luchas intestinas que se libraban por lo bajo eran una señal de lo que estaba a punto de suceder.

Con el tiempo, esta estructura jerárquica ha sido reemplazada por muchos grupos de menor tamaño, más fragmentados.

El cartel de Sinaloa y el CJNG son actualmente los grupos criminales más fuertes de México. Pero una serie de arrestos y muertes de importantes miembros de los carteles, además de las disputas internas, han causado la disidencia de estos grupos. Como resultado de ello han surgido nuevos grupos y están formando alianzas con rivales de los carteles en el poder, ejecutando ataques con la esperanza de tomar el control de actividades ilícitas importantes.

Esto ha dado paso a niveles de violencia sin precedentes. Mientras que la violencia es mala para las actividades de las organizaciones narcotraficantes, los grupos más pequeños dependen de ella para llevar a cabo secuestros, extorsión y otros delitos. En 2017, México registró más de 30.000 homicidios, más que en cualquier otro año de la historia del país. Los homicidios van en camino a romper un nuevo récord en 2018.

Colombia y México: socios del crimen

La entrevista de Félix Gallardo y Pablo Escobar (y su conversación sobre los hipopótamos) por la mitad de la temporada podría haber sido producto de una licencia creativa. Lo que queda claro, sin embargo, es que la generación de Félix Gallardo entabló la relación entre organizaciones criminales en México y Colombia. Y lo lucrativa que ha llegado a ser dicha asociación.

Hoy en día, los grupos criminales en Colombia básicamente les han cedido el mercado de la cocaína en Estados Unidos a los mexicanos, mientras que buscan nuevos mercados en Europa y China que ofrezcan mejores márgenes y menores riesgos.

Grupos criminales como el cartel de Sinaloa y el CJNG siguen recibiendo el grueso de su cocaína de Colombia —primer productor mundial del alcaloide— pero ahora están cultivando nuevas alianzas criminales en el país, luego de un acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y de la caída constante de Los Urabeños.

Los mexicanos se encuentran estableciendo mayor presencia en Colombia y enviando emisarios para garantizar el control de calidad de sus nuevos socios.

En 2016, por ejemplo, el hijo del excabecilla del cartel de Sinaloa El Chapo hizo una prolongada visita a la ciudad de Medellín, durante la que fue supuestamente protegido por la organización criminal conocida como la Oficina de Envigado. En la periferia rural de la ciudad, visitó presuntamente dos laboratorios de cocaína que despachaban 400 kilogramos de cocaína a la semana hacia México por medio del puerto de Buenaventura, sobre el Pacífico colombiano.

¿Por qué limitarse a las drogas?

A medida que “Narcos: México” avanza, Félix Gallardo se da cuenta de que para mantener su poderío, necesita diversificar sus actividades criminales del tráfico de marihuana exclusivamente para incluir también la cocaína.

Desde entonces, las organizaciones criminales han seguido la misma lógica.

Dos de las industrias ilícitas más destacadas que aparecen desde las décadas de 1970 y 1980 son el tráfico de drogas sintéticas, como el fentanilo y las metanfetaminas, así como la heroína, y el comercio ilegal de combustible robado.

Con la caída en la demanda de marihuana y el ascenso de la demanda de opioides, los grupos criminales mexicanos se han adaptado a las nuevas circunstancias. El CJNG y el cartel de Sinaloa están peleándose por monopolizar el mercado estadounidense de la heroína. Más del 90 por ciento de la heroína analizada por la DEA en 2017 tenía su origen en México, según la Evaluación Nacional de la Amenaza de las Drogas 2018.

violencia mexico 1054x402 “Narcos México”: las claves de la actividad criminal, según Neflix

Además, los masivos decomisos de metanfetaminas y fentanilo indican que los grupos criminales están produciendo más drogas sintéticas para adaptarse a los cambios del mercado, lo que también puede estar contribuyendo al alza en las muertes por sobredosis registradas en los últimos años en Estados Unidos. Las muertes por sobredosis de drogas —inducidas en su mayoría por opioides— aumentaron 21 por ciento a 63.632 en 2016, según la DEA.

Aparte del tráfico de narcóticos, el robo de combustible se está posicionando rápidamente como una actividad criminal lucrativa que compite con las ganancias obtenidas del negocio de la droga. En 2017, la petrolera estatal de México Petróleos Mexicanos (Pemex) contó cerca de 10.000 episodios de robo de combustible, lo que bate el récord del año anterior.

El multimillonario negocio ilícito —que según algunos informes tiene “una fuente potencial de enriquecimiento mucho mayor que los narcóticos ilegales”— también ha generado un repunte de la violencia. En una sangrienta racha de cinco días en septiembre de 2018, por lo menos 54 personas cayeron muertas en confrontaciones entre grupos criminales rivales por el control del negocio ilícito en el estado central de Guanajuato, que han calificado de “paraíso” para los ladrones de combustible.


Fuente original: https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/narcos-mexico-claves-netflix-actualidad-criminal/
#Suave Patria

“Chapo” sobornó a procurador del sexenio de Carlos Salinas de Gortari

Ignacio Morales Lechuga es notario público 116 de la Ciudad de México. De 1988 a 1991 fue procurador General de Justicia del entonces Distrito Federal.

Por Redacción, 2018-12-17 11:41

México.- El narcotraficante colombiano y testigo protegido en el juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán, Jorge Milton Cifuentes, declaró que sobornó a Ignacio Morales Lechuga, procurador General de la República en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

Jeffrey Lichtman, abogado de El Chapo, preguntó el jueves pasado a Cifuentes: “¿usted sobornó a fiscales en Colombia?”

-“No, yo soborné a procuradores en México”, afirmó.

Hoy el narcotraficante colombiano aseguró que se trató de Ignacio Morales Lechuga, procurador de 1991 a 1993.

​Actualmente, Morales Lechuga es notario público 116 de la Ciudad de México. De 1988 a 1991 fue procurador General de Justicia del entonces Distrito Federal.

Narró que, a través de su hombre en la Ciudad de México, Juan de Dios Rodríguez Valladares, El Flaco, manejó una nómina de 70 policías federales que protegían sus negocios.

“El Flaco operaba la bodega donde guardaban la cocaína en México y se encargaba de pagar los sobornos, aunque los policías no sabían que trabajaban para mí”, aclaró Cifuentes.

Por un asunto de robo de “producto”, los problemas entre El Flaco y Jorge Cifuentes se agudizaron. Entonces el primero intentó matar a su jefe pero éste se adelantó: dio a los policías bajo su control 500 mil dólares y le entregaron a Juan de Dios Rodríguez en Monterrey, Nuevo León.

Después, un pistolero al que llamaban “Lulú” junto a otros tres apuñalaron a El Flaco hasta la muerte.

Se prevé que después del testimonio de Cifuentes, suba a la silla de los testigos Pedro Flores, operador de los negocios de Joaquín Guzmán en Chicago.

#Suave Patria

Mataron a 26 curas durante sexenio de Peña

El padre Omar Sotelo señaló que “En el sexenio 2012-2018, la paz es la gran ausente en muchas regiones y localidades del país”.

Por Redacción, 2018-12-17 11:20

México.- El sexenio pasado fue una tragedia para los sacerdotes católicos del país, al registrarse 26 homicidios contra presbíteros, dos ministros de culto desaparecidos, así como cinco secuestros frustrados, indicó el Centro Católico Multimedial (CCM).

Al presentar su informe Evaluación del sexenio 2012-2018, el organismo dirigido por el padre Omar Sotelo, resaltó que la división de grupos criminales, la corrupción, así como estrategias de seguridad cuestionables derivaron en un incremento de la violencia que afectó a los clérigos.

“En el sexenio 2012-2018, la paz es la gran ausente en muchas regiones y localidades del país.

“Para el sacerdocio católico en México ha sido una tragedia: en los últimos seis años, 26 presbíteros perdieron la vida de forma violenta”, enfatizó Omar Sotelo.

Los estados que presentan el mayor número de agresiones contra sacerdotes, así como agentes de evangelización son: Ciudad de México, que reporta 10 casos; Guerrero, con 10; Veracruz, con ocho; Chihuahua y Michoacán, con siete cada uno.

El CCM resaltó que los crímenes contra ministros de culto en el país no son de “persecución religiosa” o por odio a la fe, sino que por su ministerio pastoral resultan incómodos.

“En la mayor parte de casos hay rasgos de una nueva forma de hostigar violentamente la acción pastoral de sus agentes evangelizadores.

“Cuando se agrede, desaparece o ejecuta a un sacerdote, se introduce un elemento de desestabilización social, dando lugar al crecimiento del temor, de la impunidad y la violencia en diversas entidades del país”, dijo. El documento publicado por el CCM recomienda implementar mecanismos en las arquidiócesis y diócesis afectadas, a fin de dar seguimiento puntual a cada uno de los casos, desde el inicio de las investigaciones hasta las sentencias.

De igual forma, solicita conocer el estado de los procesos judiciales en los que se tenga un interés como interviniente, pues, indica, es un derecho que no puede ser negado.

#Suave Patria

Paquete fiscal de AMLO es muy conservador para sorpresa de sus detractores

Arturo Herrera señaló que resalta la orientación del gasto, el cual tiene un marcado contenido social y hacia la inversión pública, orientado a zonas vulnerables.

Por Redacción, 2018-12-17 11:14

México. Notimex.- El subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, dijo que una de las señales que se quiso mandar con el Paquete Económico es que se trata de una propuesta “extremadamente disciplinada en la parte fiscal y financiera”.

En entrevista para el programa televisivo Despierta con Loret, el funcionario federal comentó que por lo regular, siempre existe curiosidad por ver cuál es el sesgo que va a haber en el Paquete Económico cuando entra un nuevo gobierno.

Y es que, añadió, hasta hace poco se pensaba que cuando entraba un gobierno conservador se tenía disciplina fiscal, pero poca atención al sector social; y cuando llegaba un partido de izquierda, que había una vocación social, pero se relajaba la disciplina fiscal.

Entonces, explicó, “esa fue la primera señal que quisimos mandar, que se trata de un paquete que es extremadamente disciplinado en la parte fiscal y financiera, entonces ahí no cambia mucho”.

En donde sí cambia, refirió Arturo Herrera, es en la orientación del gasto, el cual tiene un marcado contenido social y hacia la inversión pública, orientado a zonas vulnerables y a las más retrasadas del país

En cuanto a los programas que se incluyeron en el presupuesto, comentó que había proyectos de inversión como el Tren Maya o el Corredor Transístmico, que tienen como objetivo preparar las bases para el desarrollo y crecimiento del sureste del país.

“Fue difícil porque el presupuesto es un juego de suma cero, es finito, lo que le das a alguien ya se lo quitaste a un sector, y la mayor parte de los presupuestos son de carácter inercial, técnicamente les llaman que son presupuestos incrementales”.

“Nosotros hicimos un cambio y eso genera sorpresas, eso internaliza las disyuntivas. Estamos acostumbrados a ver los presupuestos en lo que técnicamente se llama la clasificación administrativa”.

Pero hay otra clasificación que se llama funcional, explicó, y como opera es que toma el dinero de todas las áreas que tienen educación, por ejemplo, y por ello lo primero que muchos de los actores creen es que perdieron, pero no necesariamente es así.

“Los presupuestos son perfectibles, hay áreas que se tienen que atender, hay que meterse más a fondo y una de las áreas es el presupuesto de la educación, no hay presupuesto que haya pasado sin haber modificación mínima. En la parte de gasto hay que quitarle algo y ponerle algo”.

Mientras que, en la parte de ingreso, abundó, es “probablemente los más novedoso que tiene este paquete, usualmente el ingreso siempre se subestimaba un poquito y era por dos razones: una porque los diputados o los senadores que querían meter algo pues le subían un poco a los ingresos, y otro porque era el margen de maniobra que se daba Hacienda misma”

“Nosotros pensamos que es una buena práctica internacional y así ha sido señalado por diversos organismos internacionales, que uno tiene que salir con el mejor estimado y así lo hicimos, entonces no hay mucho espacio de maniobra por el lado del ingreso”

Finalmente, destacó que en el Paquete Económico no se contempla un incremento en impuestos, pero sí en la recaudación, en donde la tarea en la que se van a concentrar, junto con el SAT, es que aquellos que están evadiendo impuestos se pongan al día.