#Creativos

Narcoseries: ¿qué sería la televisión actual sin ellas?

Máscaras, armas largas, motocicletas, peligro, corrupción y muerte conforman la arquitectura del mundo narco.

Por Lucía Deblock, 2017-12-04 19:18

“No es buena señal cuando una telenovela en español supera las transmisiones de habla inglesa” fue lo que publicó la revista The Hollywood Reporter en el 2011, tras el estreno de “La reina del Sur”, protagonizada por la polémica Kate del Castillo y basada en la novela del escritor español Arturo Pérez-Reverte.

Desde entonces, se han suscitado casos similares con las teleseries “El señor de los cielos” y “El Chema”. El apetito voraz de las audiencias por este tipo de contenidos ha provocado tantos cambios que ahora vemos producciones enteramente norteamericanas sobre la famosa reina en “Queen ofthe South”, donde una frágil Alice Braga protagoniza uno de los primeros crossovers de narcos con Aurelio Casillas, personaje de Rafael Amaya en “El señor de los cielos” de la cadena hispana Telemundo.

Cada quien adapta las historias de vida según su idiosincrasia y presupuesto, en EU producen series y en América Latina telenovelas, pero es un hecho, el fenómeno del narcotráfico goza de una intertextualidad envidiable y el idioma que domina es un inglés salpicado de someros latinajos.

Para dejar el punto en claro, Netflix es la plataforma de streaming más popular del mundo y “Narcos” es la reina indiscutible (Parrots Analitycs, octubre 2017), por lo tanto, podemos decir que la vida de los capos colombianos Pablo Escobar y los hermanos Rodríguez Orejuela domina el mundo de los contenidos audiovisuales, seguidos no de muy lejos por la excepcional transformación de Walter White de “BreakingBad” y la letal precursora “Rosario Tijeras”, creación del escritor Jorge Franco, novela con la cual ganó el prestigioso premio Hammett en el año 2000.

narcoteve 800 400 Narcoseries: ¿qué sería la televisión actual sin ellas? 
Las buenas costumbres

El documental, en su infinita sabiduría, también ha indagado en el fenómeno del narcotráfico a través de varias piezas destacadas, uno que llamó mi atención recientemente fue el trabajo de Clandestino sobre el cártel de Sinaloa, que presentó en primetime por Discovery Channel, en tres palpitantes episodios en los que se respira una tensión digna del más negro cine.

Sin embargo, hay tres documentales notables que merecen líneas adicionales: uno de ellos es “Narco cultura” (2014), del fotoreportero israelita Shaul Schwarz, quien trabajó durante tres años en una investigación sobre cómo el narcotráfico ha permeado lenta y profundamente en la franja fronteriza entre México y Estados Unidos, transformando las costumbres de sus pobladores, los hábitos de consumo, la estética y la moda, las creencias religiosas y de culto y la percepción social sobre la violencia inherente a la droga y sus señores; para tales efectos se sirve de una paradoja y sigue, por un lado, a una figura casi trágica, atrapada en el medio de la violencia y sin capacidad de escape, al perito criminólogo Richi Soto que levanta cadáveres por cientos y por miles los casquillos de armas largas en las calles de Ciudad Juárez, y por el otro, a Édgar Quintero, un chicano compositor de narcocorridos afincado en Los Ángeles que con aire festivo “recrea” la violencia al aparecer en el escenario con lanzagranadas al hombro mientras entona sus pegajosas rolas, a quien sus actividades empresariales le han dotado de un aire de legitimidad y sapiencia sobre el tema narco, aún sin conocer siquiera Sinaloa, violento lugar que inspiró el nombre de su banda, “Los bukanas de Culiacán”.

Sin lugar a dudas se trata un documental imprescindible, contrastante, de resultados asombrosos y visualmente muy potente.

mundo narco 800 400 Narcoseries: ¿qué sería la televisión actual sin ellas? 
Capo de capos

El más conocido de los tres estuvo nominado al premio Óscar en la categoría de mejor documental largo, se trata de “Tierra de cárteles” (Cartel land, 2015), una muy honesta y profunda investigación periodística de Matthew Heineman quien da voz y pone en contexto a los líderes de los grupos de autodefensa de Michoacán y Arizona; el paralelismo comienza con la injusticia, con la indefensión de los ciudadanos comunes y corrientes, el eje rector es la relación insuficiente de sus respectivos gobiernos, a veces por omisión y otras por ausencia, la escandalosa corrupción y el fracaso en encarar la violencia emanada del crimen organizado; a pesar de los 2 mil 300 kilómetros que los separan, a veces pareciera un juego de espejos donde los argumentos y motivaciones de unos pasan a ser los del otro, motivándolos a tomar la justicia por propia mano.

Sin embargo, hay notables diferencias, mientras en México la violencia es palpable y con estadísticas de horror y queda claro que el enemigo es el crimen organizado, en Estados Unidos pasaron de perseguir migrantes a combatir narcotraficantes que invadían sus terrenos, más como un patriotismo con tintes xenofóbicos. La analogía del bien y el mal corre por toda la cinta, dejando claro la delgada línea que los separa y que la posibilidad de convertirse en aquello que se combate, es palpable. Es una cinta de gran belleza visual y conclusiones inquietantes.

Tal vez el menos conocido en México, por razones de censura, es el documental “El sicario, room 164” (2010), resultado de cinco días de entrevista del escritor y periodista Charles Bowden a un sicario mexicano obligado a hacer maletas tras dos días al hilo en el mismo sitio, en un intento por escapar del cártel de Juárez que lo persigue tras su deserción.

Usando una jerga de arquitectura eufemística pero con toque empresarial, el encapuchado, cuya cabeza dice tener un precio de 250 mil dólares, se confiesa ex comandante de la policía al servicio del cártel y detalla minuciosamente los métodos de reclutamiento del crimen organizado en los centros de formación de los cuerpos policiacos,

El documental abunda en macarrónicos detalles sobre las formas de tortura usados por el sicariato mexicano y muestra organigramas con las estructuras de la mafia y las instituciones corrompidas, todo relatado con una voz curtida en los 20 años de terror que terminaron por quebrarlo. Las conversaciones fueron registradas por el cineasta italiano Gianfranco Rosi, al interior de la habitación de un motel ubicado en algún lugar de la frontera norte de México; la cinta es a partes iguales controversial y conmovedora.

No quiero dejar de mencionar un documental de modesta factura que encontré en Youtube alrededor de 2010, pionero en su tipo y titulado “Confesiones de un sicario”, cuyo protagonista, Drago, da testimonio de cómo había sido utilizado por las agencias mexicanas de investigación contra el crimen organizado y tras años de encierro en casas de seguridad e interrogatorios exhaustivos, de los cuales, dice, obtuvieron información que reportó varias detenciones relevantes, le fue retirada la protección del Estado, quedando a merced del cártel.

Máscaras, armas largas, motocicletas, peligro, corrupción y muerte conforman los elementos más definidos del sórdido encanto arquitectónico del mundo narco.

#Creativos

“República luminosa”, de Andrés Barba, llega a librerías de México

Es también autor de “El libro de las caídas” en colaboración con el pintor Pablo Angulo, “Debilitamiento”, “En presencia de un payaso”, “Ha dejado de llover”, y “La ceremonia del porno”. Su obra ha sido traducida a cinco idiomas.

Por Redacción, 2018-04-17 10:28

México, (Notimex).- ¿Qué tiene que suceder para que alguien sienta la necesidad de redefinir su idea de la infancia? La aparición de 32 niños violentos, de procedencia desconocida, trastoca por completo la vida de San Cristóbal, una pequeña ciudad tropical encajonada entre la selva y el río.

20 años después, uno de sus protagonistas redacta “República luminosa”, una crónica tejida de hechos, pruebas y rumores sobre cómo la ciudad se vio obligada a reformular no sólo su idea del orden y la violencia sino hasta la misma civilización durante aquel año y medio en que, hasta su muerte, los niños tomaron la ciudad.

Tensa y angustiosa, con la nitidez del “Conrad” de “El corazón de las tinieblas”, el joven escritor Andrés Barba suma en esta nueva entrega, que ya está aquí, a su habitual audacia narrativa y su talento para las situaciones ambiguas, la dimensión de una fábula metafísica y oscura que tiene el aliento de los grandes relatos.

Andrés Barba (Madrid, 1975) se dio a conocer en 2001 con la novela “La hermana de Katia” (finalista del Premio Herralde) excelentemente acogida por crítica y público, a la que siguieron “Ahora tocad música de baile”, “Versiones de Teresa” (Premio Torrente Ballester), “Las manos pequeñas” y “Agosto, octubre”.

También, de las innovadoras entregas de “La recta intención”. Es también autor de “El libro de las caídas” en colaboración con el pintor Pablo Angulo, “Debilitamiento”, “En presencia de un payaso”, “Ha dejado de llover”, y “La ceremonia del porno”. Su obra ha sido traducida a cinco idiomas.

#Creativos

Museo de Arte Moderno exhibe “Cuentos Mágicos”, de Leonora Carrington

La exhibición se divide en ocho núcleos, así como en un gabinete de fotografías que revelan a una pintora vista desde otras perspectivas.

Por Redacción, 2018-04-17 10:24

México, (Notimex).- El Museo de Arte Moderno (MAM) inauguró esta noche la exposición “Cuentos Mágicos”, con la que concluyen las celebraciones por el centenario del nacimiento de la pintora surrealista Leonora Carrington (1917-2011), al ofrecer una visión renovada de la vida y obra de la artista que nutre su obra a través de los sueños.

Presentada en ese espacio museístico, reúne unas 200 obras pertenecientes a 64 colecciones diferentes, 54 particulares y 10 institucionales, de las que 166 fueron producidas en México, 42 en Estados Unidos y 19 en Gran Bretaña.

Gabriel Weisz Carrington, hijo de la pintora, comentó que la vida y obra de su madre es un ejemplo notable del diálogo cultural y la cooperación entre México y el Reino Unido, al cumplirse el centenario de su nacimiento y 75 del establecimiento del British Council en el país.

La muestra, a decir de Tere Arcq y Stefan van Raay, sus curadores, expone a una mujer que no permanecía encerrada en una torre de marfil rodeada de imágenes de brujas y hadas, sino que estaba comprometida con su época.

Una artista de su tiempo, convencida de ser feminista y ecologista en un tiempo en el que la palabra no estaba de moda, una creadora que interpretaba al mundo a su manera y a la figura humana como un juego de espejos con los animales, que establecía vínculos, no sólo con la naturaleza, sino con el más allá, con un entendimiento diferente, simplemente mágico.

Señalaron que en esa exhibición se observan piezas inéditas como un juego de tarot que la artista pintó en año desconocido, así como una serie de máscaras que diseñó con un grupo de mujeres, escenografía y vestuario para un proyecto de teatro de los años 70 que nunca se llevó a cabo por una cuestión de fondos.

La exhibición se divide en ocho núcleos, así como en un gabinete de fotografías que revelan a una pintora vista desde otras perspectivas. A lo largo de las salas se presentan, por un lado, sus inicios como pintora, su vida en Francia y Nueva York, su relación con los animales y su acercamiento a las religiones.

En otro apartado figura el impacto en su obra, las circunstancias y el contacto que tuvo con México, además de la importante comisión que le hace el Museo Nacional de Antropología: el mural sobre los mayas, en el que descubre las similitudes entre la mitología prehispánica y al celta.

Un biombo pintado con figuras míticas, carteles para grupos feministas de Nueva York, una pintura de protesta que realizó después de los acontecimientos del 2 de octubre de 1968 y las cartas inéditas que le escribió a Renato Leduc, con quien se casó en 1942 y viajó a México, son otras de las obras inéditas que se presentan.

También se exhibe un video de coleccionistas y personalidades cercanas a Carrington como Pedro Frideberg, Alan Glass, Mariana Pérez Amor y Alejandra Iturbide, quienes dan testimonio de la relación que mantenían con la pintora.

Para profundizar en la exposición se presentará lo que se considera como la revisión más completa sobre la vida y obra de Leonora Carrington: un catálogo realizado por el Museo del Palacio de Bellas Artes con la colaboración de los curadores de la muestra.

El catálogo, patrocinado por la Fundación Mary Street Jenkins, incluye textos que restituyen la perspectiva sincrónica de la exposición, relatos íntimos que dan testimonio de la experiencia y liga que tuvieron voces como las de Gabriel Weisz, Remedios Varo, André Breton, Max Ernst, María Félix, Norah Horna, Alejandro Jodorowsky y Elena Poniatowska, entre otros, con la de la artista.

#Creativos

Circula en México “Entre ellos”, de Richard Ford

En su versión castellana, el libro se compone de dos textos escritos con 35 años de diferencia.

Por Redacción, 2018-04-16 11:53

México, (Notimex).- Con los cuatro libros de la saga protagonizada por “Frank Bascombe”, el escritor estadunidense Richard Ford (Jackson, Mississippi, 1944) ha hecho su contribución a la “Gran Novela Americana”, un esfuerzo afortunado construido sobre los más rigurosos cánones literarios y una depurada técnica narrativa, que muy pronto logró atrapar el alma y el pulso de los lectores de Estados Unidos.

De Ford, ya está en México la versión al español de “Entre ellos”, libro que lleva a una reflexión: Si en esos y otros textos utiliza la ficción, en este narra una historia real, la de sus padres. El tema de fondo y la ambición siguen siendo los mismos: el autor parte de su propia vida y la de su familia para indagar en la esencia de América.

Y a partir de ese relato de largo aliento, absolutamente personal, el escritor logra hacer que una historia cotidiana e íntima, hecha de detalles que en otras manos podrían resultar anodinos, se transforme en una narración de validez universal; el libro se compone de dos textos escritos con aproximadamente 35 años de diferencia.

El segundo, dedicado a su madre, ya se había publicado en 1986 de forma autónoma. El primero, centrado en la figura de su padre, es reciente y rigurosamente inédito. ¿Qué historias relata en este volumen? Las de dos jóvenes de Arkansas, en el corazón de la América profunda: Parker y Edna, que se casan en 1928.

La pareja tuvo un hijo, el autor. El hombre, de carácter bondadoso, se ganó la vida como comerciante viajero, pasó mucho tiempo en la carretera, fuera de casa, y murió de un ataque al corazón cuando Richard tenía 16 años; La mujer, con un pasado complicado y un secreto, quedó viuda a los 40 y tuvo que mantener al hijo.

Dos textos bellísimos que evocan la infancia del escritor y las vidas de sus padres, dos existencias que podrían haber sido cubiertas con el polvo del olvido como tantas otras, pero que la fuerza de la literatura rescató para convertirlas en dos piezas esenciales del universo literario del aclamado Richard Ford.

Del autor se puede citar que es Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016 y que ha publicado seis novelas, “Un trozo de mi corazón”, “La última oportunidad”, “Incendios” y la trilogía protagonizada por Frank Bascombe, “El periodista deportivo”, “El Día de la Independencia” (premios Pulitzer y PEN/Faulkner) y “Acción de Gracias”.

Igualmente, a él se deben tres libros de narraciones cortas y largas, “Rock Springs”, “De mujeres con hombres” y “Pecados sin cuento”, y el breve libro memorialístico titulado “Mi madre”, que lo han confirmado como uno de los mejores escritores norteamericanos de su generación, de acuerdo con la crítica más severa.