México.- El gobierno de México respondió a Estados Unidos sobre la advertencia que el presidente Donald Trump hizo de tomar medidas si no percibía mayores esfuerzos en el control del narcotráfico, que es un problema regional.

“La producción, trasiego y distribución de estupefacientes, operadas por redes trasnacionales del crimen organizado así como la violencia asociada a éstos, representan un problema de carácter regional, cuya atención requiere la colaboración y esfuerzos coordinados de los gobiernos de la zona”, indicó la Secretaría de Relaciones Exteriores.

A través de un comunicado la Cancillería mexicana subrayó que el tráfico de drogas y su violencia están alimentadas por los altos niveles de consumo y que las metas de reducción del uso de narcóticos no siempre son cumplidas por los países de la región, ello en clara alusión a Estados Unidos.

Además señaló que el negocio del narcotráfico está sustentado en los recursos multimillonarios que genera y que son blanqueados en los sistemas financieros de los países de la zona.

La solución integral al narcotráfico pasa también por un esfuerzo de los países por prevenir y sancionar el lavado de dinero», expresó el canciller Marcelo Ebrard. El gobierno mexicano aprovechó para señalar su preocupación por el trasiego ilegal de armas de fuego, incluyendo las de alto poder, lo que ocurre de forma masiva de norte a sur.

Trump escribió en el documento que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador necesita incrementar sus esfuerzos para erradicar cultivos de amapolas, incautar drogas, abrir causas penales y embargar bienes de traficantes.

"Sin mayor progreso durante el próximo año, evaluaré Ia determinación de que México ha fracasado evidentemente en el cumplimiento de sus compromisos internacionales antinarcóticos", indicó.

Si determina que México no ha hecho lo suficiente durante los próximos 12 meses, Estados Unidos podría retirar la certificación a ese país, lo que implicaría retener ayuda financiera y bloquear préstamos de organismos multilaterales.