#Ciencia y tecnología

NASA brinda viaje en tercera dimensión al polo norte de Júpiter

El vuelo tridimensional captura la luz que emerge del interior de Júpiter.

Por Redacción, 2018-04-11 14:06

México, (Notimex).- A través de una película en 3-D de infrarrojos las personas pueden viajar al polo norte de Júpiter para observar a detalle mediante aspectos tridimensionales un ciclón central de la región y los ocho ciclones que lo rodean.

Para la elaboración de la animación, los científicos de la misión Juno de la NASA usaron datos del instrumento Jovian InfraRed Auroral Mapper (JIRAM) de la nave espacial, que muestra ciclones y anticiclones en la región polar del planeta “gaseoso”.

El vuelo tridimensional captura la luz que emerge del interior de Júpiter. El instrumento explora de 50 a 70 kilómetros por debajo de las nubes del quinto planeta del sistema solar.

Las imágenes ayudarán al equipo científico a entender las fuerzas que actúan en la animación, un polo norte dominado por un ciclón central rodeado por ocho ciclones circumpolares con diámetros desde los cuatro mil a cuatro mil 600 kilómetros.

De acuerdo con la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), otra investigación de Juno fue sobre la composición interna del gigante gaseoso. Los resultados ayudaron a los especialistas a comprender cómo gira el interior profundo de Júpiter.

“Esencialmente hemos resuelto el problema de cómo gira el interior de Júpiter. Las zonas y cinturones que vemos en la atmósfera que giran a diferentes velocidades se extienden a aproximadamente a tres mil kilómetros”, dijo uno de los investigadores de la misión Juno, Tristan Guillot.

“En este punto, el hidrógeno se vuelve lo suficientemente conductor como para ser arrastrado a una rotación casi uniforme por el poderoso campo magnético del planeta”, apuntó.

La agencia espacial estadunidense destacó que los datos empleados para analizar la rotación de Júpiter contienen información sobre la estructura y composición interior del planeta.

Guillot explicó que el no saber la rotación interior limitaba a los científicos de forma considerable en su capacidad de descubrir el contenido del interior profundo del planeta.

“Ahora nuestro trabajo realmente puede comenzar en serio, determinando la composición interior del planeta más grande del sistema solar”, agregó.

#Ciencia y tecnología

Meteorito caído en Nubia esconde diamantes de un planeta perdido

Las incrustaciones de diamante que contiene este meteorito se originaron en un planeta perdido que circulaba por el sistema solar primitivo.

Por Redacción, 2018-04-18 13:15

Los científicos suponen que en el sistema solar primitivo había decenas de protoplanetas, con un tamaño comprendido entre el de la Luna y Marte, que acabaron colisionando y formando los planetas rocosos del sistema solar, como el nuestro, mediante la acrección o acumulación de material.

Un tipo de meteorito llamado ureilita es un firme candidato para apoyar esta hipótesis, ya que se considera que procede de los desaparecidos protoplanetas, pero las muestras examinadas hasta la fecha no son concluyentes sobre ese remoto origen.

Sin embargo, ahora un equipo de investigadores europeos liderados por el profesor Farhang Nabiei de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) ha analizado un meteorito ureilita especial, conocido como Almata Sitta. La roca es uno de los fragmentos que se recuperó en el desierto de Nubia tras la explosión de un pequeño asteroide sobre los cielos de esta región de Sudán en octubre de 2008.

Las conclusiones del estudio, que se publican esta semana en la revista Nature Communications, revelan que las incrustaciones de diamante que contiene este meteorito se originaron en un planeta perdido que circulaba por el sistema solar primitivo cuando este tenía unos 10 millones de años.

Embrión planetario

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron los diminutos cristales de los diamantes mediante microscopía electrónica de transmisión, una técnica con la que han descubierto que esas piedras preciosas se tuvieron que formar a presiones muy altas.

“Descubrimos incrustaciones de cromita, fosfato, sulfuro de hierro y niquel dentro del diamante, con una composición y morfología que solo se pueden explicar si se formaron a presiones superiores a los 20 gigapascales”, explica Nabiei y su equipo, que añade: “Estas presiones indican que el cuerpo padre de esta ureilita fue un embrión planetario con un tamaño entre el de Mercurio y Marte”.

Según los autores, estos hallazgos proporcionan una evidencia sobre la existencia de los grandes protoplanetas que constituyeron los bloques de construcción de los planetas terrestres que hoy vemos en el sistema solar, como la Tierra.

#Ciencia y tecnología

Analizan científicos británicos gen que reduce grasa del cuerpo

Los científicos precisan que la grasa se redistribuye hacia la parte superior del cuerpo, donde es más probable que cause efectos negativos para la salud.

Por Redacción, 2018-04-17 10:13

México, (Notimex).- Expertos de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, reportaron que un gen asociado hasta ahora a la tendencia del consumo de azúcar, también podría estar vinculado a la reducción de grasa del cuerpo.

El líder del estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, Timothy Frayling explicó que se trata del gen FGF21, identificado desde 2013.

Antes del hallazgo, mencionó en un comunicado de la institución, era fácil pensar en este gen como causante de problemas de salud y no como responsable de algún efecto beneficioso para ella.

Pero durante las investigaciones realizadas por este equipo de investigación, se constató que esta versión del gen disminuye la grasa corporal.

No obstante, los científicos precisan que la grasa se redistribuye hacia la parte superior del cuerpo, donde es más probable que cause efectos negativos para la salud, incluyendo un aumento de la presión sanguínea que puede resultar problemático.

Para el estudio, Frayling y sus colegas utilizaron datos del Biobank del Reino Unido, que dispone de información biológica poblacional, gracias a muestras de sangre y otros fluidos de 500 mil personas afincadas en el país.

Los participantes compartieron información detallada sobre su salud y permitieron que se hiciera un seguimiento sobre ella; ahora el siguiente paso en esta línea de investigación será desentrañar el mecanismo por el cual FGF21 altera la cantidad y distribución de la grasa corporal.

#Ciencia y tecnología

Efecto gorila cósmico podría cegar la detección de extraterrestres

Epidemiólogos y geólogos españoles han encontrado asociaciones entre el número de muertes por tumores de esófago y la abundancia de plomo en la zona; cánceres de pulmón y terrenos con más cobre.

Por Redacción, 2018-04-16 12:25

México.-Uno de los problemas que intriga desde hace tiempo a los expertos en cosmología es cómo detectar posibles señales extraterrestres.

¿Realmente estamos mirando en la dirección adecuada? Quizá no, según el estudio que los neuropsicólogos Gabriel de la Torre y Manuel García, de la Universidad de Cádiz, publican en la revista Acta Astronautica.

“Nuestra concepción del espacio está limitada por nuestro cerebro, y puede que tengamos las señales inteligentes encima y no las veamos”, dicen los neuropsicólogos

“Cuando pensamos en otros seres inteligentes tendemos a verlos desde nuestro tamiz perceptivo y de consciencia, sin embargo estamos limitados por nuestra visión sui géneris del mundo, y nos cuesta admitirlo”, apunta De la Torre, que prefiere evitar el término ‘extraterrestre’ por sus connotaciones hollywoodenses y usar otro más genérico, como ‘no terrestre’.

“Lo que intentamos con esta diferenciación es contemplar otras posibilidades –apunta–, por ejemplo, seres de dimensiones que nuestra mente no llega a captar; o inteligencias basadas en formas de materia o energía oscuras, que constituyen casi el 95% del universo y que apenas comenzamos a vislumbrar. Incluso existe la posibilidad de que existan otros universos, como indican los textos de Stephen Hawking y otros científicos”.

Los autores plantean que nuestra propia neurofisiología, psicología y conciencia pueden desempeñar un papel importante en la búsqueda de civilizaciones no terrestres, un aspecto que consideran se ha descuidado hasta ahora.

Podrían existir seres de dimensiones que nuestra mente no llega a captar o basados en formas de materia o energía oscuras

Para probarlo, realizaron un experimento con 137 personas, que tuvieron que distinguir fotografías aéreas con estructuras artificiales (edificios, carreteras…) de otras con elementos naturales (montañas, ríos…). En una de las imágenes se insertó un diminuto personaje disfrazado de gorila para ver si los participantes se daban cuenta.

Este ejercicio estaba inspirado en el que realizaron los investigadores Christopher Chabris y Daniel Simons en los años 90 para mostrar la ceguera atencional del ser humano. Un chico con un disfraz de gorila podía pasearse por delante de una escena, gesticulando, mientras los observadores estaban atareados en otra cosa (contar los pases de pelota de los jugadores con camiseta blanca), y más de la mitad no se percató.