México.- Los seres humanos han estado alterando la ecología en todo el planeta durante miles de años, al menos desde el año 1000 a.C., según una nueva investigación que desafía la noción predominante de que el cambio climático causado por el hombre solo es un fenómeno reciente.

Cuando pensamos en cómo los humanos hemos alterado el planeta, en general nos viene a la mente la emisión de gases de efecto invernadero, la contaminación industrial y las consecuencias nucleares. Sin embargo, un equipo internacional de investigadores y arqueólogos nos invitan a pensar mucho más atrás en el tiempo.

Los hallazgos de su estudio muestran el impacto profundo, y previamente subestimado en el planeta, del cultivo de la tierra y la cría de ganado por parte de los pueblos antiguos, los cuales comenzaron a transformar los paisajes de la Tierra desde hace unos tres mil años.

“Este es el primer proyecto de este tipo dentro de la arqueología”, afirma Lucas Atephens, arqueólogo e investigador ambiental en el Centro de Política y Derecho Ambiental de Chicago, Illinois, y principal autor del estudio, publicado este viernes en la revista especializada Science.

Los científicos han intentado durante mucho tiempo modelar el uso de la tierra antigua para informar con precisión las reconstrucciones climáticas modernas y establecer una fecha de inicio de cuándo los humanos comenzaron a dejar su huella.

Así, el equipo investigador comenzó analizando las estimaciones de científicos sobre las poblaciones humanas de varias regiones del planeta, posteriormente estimaron cuánta tierra se necesitaría para sostenerlas. Ese modelo situó hace solo 500 años la fecha de inicio de la agricultura mundial continua.

Para determinar una fecha más precisa, los investigadores dividieron la superficie terrestre en 146 regiones que cubren todos los continentes, excepto la Antártida. Luego invitaron a más de mil 300 arqueólogos con experiencia en el uso de la tierra antigua para completar una encuesta de aproximadamente 80 preguntas.

Esos cuestionamientos giraban en torno a cómo los humanos en cada región usaron la tierra durante los últimos 10 mil años, incluyendo cuando las personas antiguas hicieron la transición del forrajeo a la agricultura y si desarrollaron pastizales para el pastoreo de animales.

Los resultados de este proyecto, llamado ArchaeoGLOBE, que tuvo 112 investigadores coautores, revela que los estilos de vida de los cazadores-recolectores disminuyeron globalmente entre 10 mil y 3 mil años atrás, ya que fueron reemplazados por la agricultura continua.

“Alrededor del año 1000 a.C. todas las regiones del mundo que ahora practican la agricultura, ya cultivaban anualmente”, afirman los investigadores.

Esas tendencias también implican que los humanos antiguos pueden haber influido en el clima al criar ganado y arrasar bosques para crear tierras de cultivo. Hace tres mil años, los efectos del cambio climático fueron significativos, aunque más pequeños que hoy, agregan.

Los investigadores dicen que la “perspectiva única” generada por el estudio puede ayudarlos a encontrar formas de aliviar los impactos negativos en los suelos, la vegetación y el clima en el futuro.