#A sangre fría

Nayeli pagaba sus estudios bailando en el bar El Caballo Blanco

La joven perdió la vida asfixiada por el humo del incendio que provocaron delincuentes la noche del pasado martes.

Por Redacción, 2019-08-30 13:00

México. Notimex.- Alegre, ocurrente y llena de vida, Xóchitl Nayely Irineo Gómez bailaba en el centro nocturno “El Caballo Blanco” para pagar su carrera como abogada, mantener a sus dos hijos y ayudar a su familia para salir adelante.

Sin embargo, el destino no le favoreció y a pesar de sus sueños y su carismática forma de ser, Xóchitl perdió la vida asfixiada por el humo del incendio que provocaron delincuentes la noche del pasado martes, junto con otras 28 víctimas mortales hasta el momento como resultado de esta masacre.

Su padre, don Abraham Irineo, hoy vive el dolor de haber perdido a su “niña”, que así le seguía diciendo a pesar de sus 24 años y así la despidió ayer cuando depositaron sus restos en el Panteón Municipal Antiguo.

Con la mirada nublada por el llanto, y con un semblante sereno pero lleno de dolor, don Abraham nos comparte que su amada hija ha dejado a un niño de siete años y una niña de tres, a quienes ahora buscará sacar adelante.

Aunque agradece con cariño el apoyo recibido tanto por familiares como conocidos, a don Abraham no deja de inquietarle cómo habrá de sacar adelante a los pequeños de su niña, pues su salud ya no es buena y por lo mismo desde la semana pasada había dejado de trabajar.

“Me empecé a sentir mal la semana pasada, sentía un dolor en el pecho y me faltaban las fuerzas. Pensé que me estaba muriendo y sentía que algo iba a pasar, por lo que ya no salí a trabajar”, comentó el hasta la semana pasada taxista, quien agregó que la unidad que manejaba estaba en el taller por mantenimiento.

Recordó melancólicamente como su hija, al verlo cansado y desgastado, le pidió que no se preocupara, que todo estaría bien y que saldrían adelante, luego de lo cual “se despidió y desde lejos me dijo, adiós papito, nos vemos mañana”, antes de partir por última vez a “El Caballo Blanco”.

“Y esa fue la última vez que la vi con vida”, agrega llorando con la voz apagada y los años encima. Luego, vino el aviso de la tragedia a las 11:30 de la noche y después toda una peregrinación para reconocer y rescatar el cuerpo del panteón de Cosoleacaque.

Bar Coazacoalcos
Bar Coazacoalcos

Don Abraham recuerda a su hija como “una joven muy alegre, llena de vida, que iniciaba cada mañana con un beso y un saludo cariñoso a sus padres”.

Al fondo de la humilde casa, compuesta apenas por dos construcciones, una de dos habitaciones de cuatro metros por ocho y otra de dos por dos y que conforma el baño, una cruz de cal y flores marca el lugar donde por algunas horas fue colocado el ataúd para velar a su hija.

Los pequeños juegan con primos y amigos, un tanto favorecidos por la inocencia de la infancia que de alguna manera los hace hasta cierto grado ajenos a la tragedia mientras tengan oportunidad de jugar. Aun así, el menor de siete años no puede ocultar ocasionalmente un rostro de tristeza que procura no mostrar, y ríe de momento mientras patea un balón de futbol.

Xóchitl, al igual que muchos habitantes del sur de Coatzacoalcos, vivía en condiciones de pobreza, pero eso no era obstáculo para buscar salir adelante. Por ello su decisión de estudiar Leyes y llegar a ser una gran abogada y sacar adelante a sus hijos, refiere Abraham Irineo.

Pero el destino, como a muchos de los que viven en su condición económica no favorable, les ha pegado en donde más les dolía, en el ser más querido de la familia. Pero “no te preocupes mi niña, ahora yo veré por tus hijos”, comenta don Abraham durante sus últimas palabras antes de echar la primera palada de tierra.

El dolor era tanto, al menos en dos ocasiones la madre de Xóchitl se desvaneció, perdió el conocimiento ante todos y puso en alerta a familiares y asistentes cuando insistentemente su familia le decía “respira, respira!” al ver que ya no mostraba signos de querer seguir viviendo.

Es así que, al igual que en el caso de Xóchitl, hoy muchas familias en Coatzacoalcos continúan enterrando a sus familiares, en espera de ver la manera en que la vida continúe “sin un pedazo de su corazón”.

#A sangre fría

Así vivieron una balacera niños de primaria en Guaymas, Sonora

Los maestros de la institución alertaron a los alumnos y a las autoridades de la Guardia Nacional, quienes resguardaron el plantel con diversos patrullajes en la zona.

Por Redacción, 2019-09-14 10:44

México.- En pleno festival de la Independencia de México, alumnos de la escuela primaria «Plutarco Elías Calles» vivieron momentos de pánico al escuchar varias detonaciones de armas de fuego.

El hecho violento ocurrió cerca de las 11:20 horas, en el municipio de Guaymas, Sonora, cuando los niños se encontraban en el convivio patrio.

Los maestros de la institución alertaron a los alumnos y a las autoridades de la Guardia Nacional, quienes resguardaron el plantel con diversos patrullajes en la zona.

Según medios locales, los alumnos recibieron indicaciones por parte de los profesores de resguardarse bajo las mesas.

«El maestro nos dijo que nos fuéramos al salón rápido y nos tiráramos al piso. Esta es la primera vez que me pasa esto», dijo un alumno.

En tanto, una madre de familia expresó que en cuento escuchó las detonaciones, salió corriendo por sus hijos. «Dónde está el cambio que nos prometieron las autoridades actuales», expresó.

Los alumnos reconocieron a la maestra María Elena Quintero Rojas, quien supo tranquilizar a los estudiantes durante la balacera. En un video publicado en redes sociales, se muestra cómo la profesora entona canciones con los niños, mientras afuera suceden las detonaciones.

Sonora fue uno de los primeros estados en cambiar sus mandos policiales por militares, tras una recomendación del secretario federal de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo.

Rocío Romero pidió a sus alumnos que se tiraran pecho tierra, cantaran y los tranquilizó diciéndoles que era un simulacro. Mientras tanto, afuera dos hombres murieron a causa de la balacera.

#A sangre fría

Balacera en escuela primaria de Sonora deja cinco detenidos | VIDEO

Hasta el momento no se tiene reporte de personas muertas ni heridas.

Por Redacción, 2019-09-14 09:40

Sonora.- Una balacera registrada cerca de una escuela primaria en Guaymas, Sonora, provocó pánico entre los alumnos y profesores que se encontraban en medio de un festival conmemorativo del día de la Independencia.

De acuerdo con medios nacionales, los disparos se registraron alrededor de las 11:30 horas de la mañana, al rededor de la escuela “Plutarco Elías Calles”, en la colonia San Vicente.

Al escuchar las detonaciones, los docentes del plantel gritaron “¡Al suelo!” para que los alumnos que se encontraban en la ceremonia.

Una usuaria de Twitter identificada como @AguedaBarojas compartió a través de su cuenta el testimonio de una de las madres de familia de la primaria.

Autoridades locales pidieron a las personas que se encontraban dentro del instituto que se resguardaran junto con los niños hasta que ellos les dieran aviso de que la zona era segura. Después, los padres de familia fueron a buscar a sus hijos a la escuela primaria, según comentó la mujer.

Otro de los videos que compartió la cuenta personal de @AguedaBarojas resaltó el agradecimiento que los padres de los menores de edad dieron a los profesores, en especial a la maestra identificada como María Elena Quintero Rojas, quien cantó varias canciones con los alumnos para poder tranquilizarlos y distraerlos.

Hasta el momento no se tiene reporte de personas muertas ni heridas. Según la información de medios locales, hay cinco personas detenidas por portación de arma y drogas.

#A sangre fría

Entraron a una casa, torturaron a una embarazada y su bebé murió

«Me electrocutaron la pierna y cuando les supliqué que estaba embarazada me electrocutaron la panza», dijo.

Por Redacción, 2019-09-14 09:32

Mundo.– Una mujer embarazada de 6 meses fue golpeada y torturada con una picana eléctrica mientras se encontraba en la casa de su pareja. Tras el hecho, la bebé murió y el hombre con el que vivía se fugó con su ex novia. El macabro hecho ocurrió el pasado viernes 6 de septiembre en Lomas de Zamora.

Recostada en su camilla de hospital, Hellen Huerta grabó un video en el que explicó lo que pasó: “Un día como hoy el padre de mi hija me invitó a su casa a estar juntos porque no nos habíamos visto en toda la semana y él me extrañaba. Cenamos y me dijo que se iba a bañar. Me dormí y aparecieron dos tipos con picanas. Me electrocutaron la pierna y cuando les supliqué que estaba embarazada me electrocutaron la panza. Dejaron la picana más o menos un minuto ahí mientras me ataban y maniataban”.

“Yo pensaba que mi pareja estaba en el baño y por eso no se daba cuenta de nada. Cuando salió escuché gritos y que pelearon. Me golpeaban la panza con un odio despiadado. Yo trataba de protegerme pero ellos me pegaban con todo. En un momento perdí el conocimiento y cuando me desperté, el padre de mi hija me dijo que fuera al hospital”, agregó.

“Yo le dije que llamáramos a la policía, pero tardó media hora en venir. Me llevaron al Hospital Allende, donde me atendió una médica nefasta que me dijo que haría la ecografía al día siguiente. Cuando les avisé a mis padres, me trajeron a este hospital, y acá me dijeron que mi gorda murió. El padre estuvo en la cesárea, la besó y le cantamos. Después dijo que, hoy más que nunca, tenía ir a trabajar”, añadió.

Y continuó: “Yo lo entendí, pensé que no teníamos que dejar que la desgracia nos tirara abajo. Trabajó los dos días, porque es franquero, igual que yo. El domingo a la noche me dijo ‘necesito tiempo’ y nunca más me contestó un mensaje. El lunes apareció su celular tirado en un tacho y el miércoles encontré la publicación de que buscan a su ex. Cuando hablamos con la hermana de ella nos enteramos que se habían ido los dos, dejaron cartas de despedida… mataron a mi hija para irse los dos”.