Chilpancingo, Guerrero.- La supuesta negativa del alcalde priista de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena por no regularizar los centros nocturnos que se encuentran en la avenida Lázaro Cárdenas ocasionarán una tragedia, advirtió el vecino, Alfonso Neri Celis, quien denunció que las clausuras a los establecimientos sólo son por unos días.

En entrevista, el vecino denunció que la tarde de ayer un  árbol que se encontraba dentro del restaurante La Katrina cayó sobre su vivienda rompiendo el techo de su hogar, lo que pudo generar daños a su familia, pese a que por escrito, y de manera personal le pidieron a Leyva Mena que lo retirara.

“No se ha movido un dedo, el presidente municipal se la pasada diciendo que va aplicar la ley, ha habido clausuras, pero extrañamente las clausuras se levantan a los 8 días, en día sábado en día inhábil  y los lugares siguen funcionando exactamente en las mismas condiciones sin que modifiquen una solas de las cosas que son causa de nuestras protestas, los establecimientos siguen funcionando”, dijo.

Explicó que existen establecimientos que no cuentan con salidas de emergencia, además de no cumplir con las medidas de Protección Civil, lo que pone en riesgo no solo a los clientes del lugar, sino también a los vecinos.

Neri Celis expuso que desde noviembre del año pasado solicitaron por escrito al ayuntamiento, y de forma personal le pidieron a Leyva Mena que retiraran el árbol seco que la tarde de ayer cayó sobre su casa rompiendo el techo.

Además de que el árbol de más de 40 años se encuentra junto al tanque estacionario del establecimiento ubicado frente a su recama, denunció el vecino.

“Cómo es posible que Protección Civil permitan que funciones este tipo de negocios con estas condiciones, en el ayuntamiento nos dicen que ya tienen los dictámenes, pero ese árbol no nació ayer, representa un serio riesgo  para mi casa, y los clientes del restaurante”.

“Puedo haber sucedido una desgracia, uno de mis sobrino estaba jugando en esa parte, afortunadamente no le cayó encima”

 “Nos preocupa porque a dos metros de donde está el tronco está el tanque estacionario del restaurante La Katrina, imagínese que hubiera pasado si le cae sobre el tanque estacionario considerando que el techo (del establecimiento) es de lámina de cartón, y petates, hubiera sido un flamazo enorme con riesgo también para los clientes del lugar”.

Cuestionó que Leyva Mena no actúe, y este esperando que su ceda una tragedia en la cual se vea involucrada la vida de los vecinos, o clientes de los establecimientos para que aplique la ley.

Y recordó lo sucedido en el año 2000 en la discoteca Lobohombo en la Ciudad de México, en donde murieron 22 personas calcinadas luego de un incendio en el lugar que no contaba con salidas de emergencia.

“La caída del árbol fue un aviso, nosotros le decimos al presidente municipal: espera que haya una tragedia para que actúe, que haya algo serio donde se vean involucren la vida de las personas para que apliquen la ley”.

Dijo que es una irresponsabilidad del alcalde permitir que dichos lugares funciones sin cumplir las medidas de Protección Civil, “deben de aplicar la ley se lo hemos estado pidiendo desde hace un año, no ha hecho absolutamente nada, se la pasan dando plazos, y plazos poniendo en riesgo la vida de nosotros como vecinos”.

El problema que enfrentan los vecinos de la avenida no es nuevo, Bajo Palabra dio a conocer desde el año pasado que la mayoría de los bares, centros nocturnos, y restaurante no están regulados, no cuentan con las medidas de Protección Civil, y funcionan al aire libre, y hasta altas horas de la madrugada, algunos de ellos con música en vivo como el restaurante La Katrina.

Debido a los problemas que les ha ocasionado a los vecinos el alto nivel de volumen que les ha impedido dormir, han recurrido a la Comisión de los Derechos Humanos del estado donde reciben atención psicológica, además de que interpusieron una queja contra el ayuntamiento.

En agosto del año pasado dos jóvenes cayeron de un primer piso cuando se encontraban en una discoteca en la Plaza Palmas ubicada sobre la avenida Lázaro Cárdenas, luego de que se recargaran sobre cristales que simulaban una pared, los cuales no resistieron el peso, y se rompieran.

Tras el accidente el coordinador de Protección Civil del municipio, Gustavo Vela Guevara reconoció que dicho establecimiento no contaba con las medidas de seguridad, por lo cual se había ordena retirar el cristal, y colocar otra material más resistente, sin embargo, en el establecimiento sólo reemplazaron los cristales rotos.