México.-El Celta está negado cara a gol. Sus delanteros no aprovechan sus oportunidades y acaban perdiendo un partido que podían haber cerrado en la primera parte si Santi Mina hubiera aprovechado sus ocasiones. La Real Sociedad se pone colíder a la espera del partido del Granada-Betis.

En los primeros minutos el control de la posesión fue para el Celta, aunque no crearon ningún peligro a la Real Sociedad. El primer aviso del encuentro fue de Odegaard con un tiro lejano para los txuriurdin.

A los 15 minutos, los visitantes llevaban la manija, con Merino y Odegaard asociándose en el medio del campo. Aun así el ritmo era muy lento, ninguno de los dos equipos creaban ocasiones claras.

Hasta el 35' no llegó la primera oportunidad clara del partido, Santi Mina remató con la cabeza en un córner y el balón tocó en el palo. Pocos minutos después, el canterano falló un gol cantado sólo en el área pequeña, su cabezazo se fue fuera de la portería de Remiro. Si los gallegos no iban por delante fue por los dos fallos claros del delantero.

El encuentro llegó al descanso con un 0-0 que no era merecedor para los locales, pero el escaso gol de los vigueses, como les lleva pasando a lo largo de toda la Liga, les dejaba con 0 en su marcador. El Celta paga sus errores

La segunda parte empezó como la primera, con un ritmo lento de los dos conjuntos y de la Real Sociedad lo único destacable del encuentro eran las acciones técnicas de Odegaard. Hasta mediados de la reanudación no tiró la Real entre los tres palos, con un tiro de Oyarzabal que fue a las manos de Rubén.

Las malas noticias comenzaron al 60'. cuando el mexicano Néstor Araujo tuvo que abandonar el campo por lesión tras recibir una barrida del rival y tuvo que ser sustituido por Jorge Sáenz.

En el 66', se le complicó el partido al Celta tras la expulsión por doble amarilla de Cheikh. A partir de ahí el dominio fue de la Real Sociedad, que con uno más en el terreno de juego se veía superior.

El gol por fin llegó en el 82', un pase entre líneas de Odegaard permitió a Isak, que había entrado minutos antes, adelantar a la Real. El delantero lo hizo muy bien al meter el cuerpo entre los dos centrales y definir con la zurda sólo delante de Rubén. El sueco pudo ampliar el resultado minutos después pero Rubén rechazó su tiro. El Celta acabó pagando sus errores y la Real Sociedad se fue con un triunfo sin hacer apenas nada.