Aunque aún permanece en la Ciudad de México, Nestora Salgado García, comandanta de Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) de Olinalá, informó que dejará el país por cuestiones de salud y no por presión del gobierno federal.

A un día de haber sido liberada el penal femenil de Tepepan, la coordinadora de la Policía Comunitaria de Olinalá dijo a un medio de circulación nacional que su condición de salud se vio afectada durante los dos años y siete meses que estuvo recluida, de los cuales la mayoría los pasó en un penal de máxima seguridad.

“No pueden desterrarme de mi tierra, está es mi tierra, está es mi gente, yo no voy a ningún lado, voy por salud nada más, pero yo puedo estar en cualquier estado no hay ningún problema”, dijo.

Por lo que recalcó que cuenta con todos sus derechos plenos para permanecer en México o en cualquier otro estado del país.

Durante la mañana de este sábado, la comandanta de la CRAC también encabezó un encuentro con algunos de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos la noche del 26 de septiembre del 2014 en Iguala.

La reunión se dio en las instalaciones del Centro Prodh en la Ciudad de México y fue organizado por la Red Nacional de Defensores de Derechos Humanos en México, y en la que participaron más de 200 personas de distintas Organizaciones No Gubernamentales.

En ese encuentro, Nestora Salgado escuchó las acciones de lucha que han emprendido los padres de los 43 normalistas desaparecidos desde hace un año y seis meses para obtener una respuesta del gobierno sobre la ubicación de sus hijos.

El Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan agradeció a la comandanta de la CRAC que al salir de prisión haya abrazado con “fuerza y cariño” el movimiento de los 43, así como sumarse a la exigencia de la liberación de los presos políticos en Guerrero.

“Abriste el camino para que Gonzalo, Arturo, Bernardino, Ángel, Eleuterio, Abad, Florentino, Benito y Samuel, presos en los penales de Chilpancingo y Ayutla, puedan alcanzar su libertad. Venciste al poder infame y demostraste a los mismos jueces que también para ellos y ellas eres la comandanta”, señaló el escrito.

Tlachinollan afirma que en Guerrero la delincuencia organizada se ha “enseñoreado” en las siete regiones, “socavando” el “maltrecho” estado de derecho, por lo que son las policías comunitarias quienes tienen la responsabilidad de hacer frente al poder: “que tortura, desaparece y mata a su gente”.

“Comandanta Nestora, ¿por qué tuviste que pagar tan cara tu osadía de combatir a las autoridades que delinquen, a los policías coludidos con el crimen, a las autoridades civiles que trabajan en contubernio con los jefes de La maña y al Ejército actuando en complicidad para proteger los intereses de la delincuencia organizada?”, cuestiona el escrito de Tlachinollan dedicado a la liberación de Salgado.