México.-Nick Cordero enfrenta una nueva batalla en su lucha contra el COVID-19, que comenzó el 31 de marzo. Si bien hace unos días había logrado despertar de un coma, la mujer del artista reveló que su salud volvió a agravarse.

"Desafortunadamente, las cosas están yendo un poco cuesta abajo en este momento. Entonces, les pido nuevamente todas las oraciones posibles para mi marido. Mega oraciones”, dijo Amanda Kloots en un vivo de Instagram.

El actor canadiense, reconocido por su trabajo en las series La ley y el orden y Blue Bloods, está internado desde hace casi dos meses en el Centro Médico Cedars-Sinai, en Los Ángeles, adonde ingresó con síntomas de neumonía, aunque luego se comprobó que tenía coronavirus. Además sufrió un shock séptico y tuvo dos pequeños derrames cerebrales. Los médicos decidieron colocarle un marcapasos temporal.

Tras dos semanas de hospitalización las cosas empeoraron de manera drástica, ya que Cordero no estaba solamente inconsciente, sino que la circulación de la sangre a su pierna derecha se vio comprometida.

Los doctores le administraron anticoagulantes, que no dieron el resultado esperado. Horas después tuvo una hemorragia interna en su intestino, por lo que le quitaron el medicamento. Desafortunadamente, esto causó de nuevo problemas con en una de sus piernas, por lo que Kloots aceptó la decisión de los médicos de realizarle una amputación.

El 30 de abril otra vez llegaron malas noticias: su esposa informó que el actor tenía los pulmones tan dañados, que parecían los de una “persona que ha fumado por 50 años”. Nick Cordero entró en coma, y recién el 13 de mayo pudo despertarse. En ese momento los médicos creyeron que había esperanzas de que su salud finalmente mejorara.

“Es un verdadero superhéroe. Quiero decir, recorrimos un gran camino. Él está allí y todo se ve bien. Es como si no quisieras emocionarte demasiado porque ha sido un camino así. Pero por eso digo que todavía estamos en un camino muy largo, pero en los comienzos de la recuperación”, había contado Kloots en ese entonces.

Sin embargo en las últimas horas el cuadro de Nick volvió a agravarse, al punto de tener que luchar por su vida nuevamente. Para Kloots, es una pelea minuto a minuto, aunque conserva la esperanza de que finalmente pueda salir adelante.

“Este virus no lo va a deprimir. No es así como termina su historia, así que les pido que nos mantengan en sus pensamientos y oraciones. Gracias”, dijo entre lágrimas en el vivo de Instagram, que reprodujo CBS.

Hasta el momento no hubo información oficial del centro médico en el que está internado Cordero, con lo cual solo se sabe de su estado a través de los mensajes o entrevistas en vivo que da su esposa en las redes sociales.

La carrera de Cordero comenzó en 1994 cuando interpretó a un soldado de la mafia con talento para lo dramático en la adaptación cinematográfica de Bullets Over Broadway, de Woody Allen, por la que recibió una nominación al premio Tony al mejor actor protagonista de un musical. Luego se mudó a Los Ángeles para protagonizar Rock of Ages.

En la televisión, apareció en varios episodios de Blue Bloods y en La ley y el orden: Unidad de Víctimas Especiales, así como en Lilyhammer. Además tuvo un papel en la película Going in Style.