Ciudad de México.- El grupo Estado Islámico (EI) desmintió este viernes haber sufrido bajas en el bombardeo estadounidense del jueves en el este de Afganistán, en el que murieron al menos 36 yihadistas, según las autoridades afganas, informó la agencia AFP.

"Una fuente de seguridad negó a la agencia Amaq (órgano de propaganda del EI) cualquier muerte o herido en el bombardeo estadounidense de ayer en Nangarhar", indicó Amaq, en referencia a la bomba de artillería aérea masiva GBU-43/B, conocida como "la madre de todas las bombas".

Lo que contradice con el reporte emitido por el gobierno de Estados Unidos, quien informó que murieron al menos 36 extremistas.

La bomba fue lanzada contra el complejo de túneles y cuevas que utiliza el Estado Islámico en el este de Afganistán, reportó este viernes el Ministerio afgano de Defensa.

La explosión, del arma llamada “madre de todas las bombas”, destruyó tres túneles subterráneos, así como armas y municiones, pero ningún civil resultó herido, según un portavoz del Ministerio de Defensa.