Eber Omar Betanzos Torres, subprocurador de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República, señaló que la dependencia no cuenta con ningún elemento de prueba que vincule a los estudiantes de Ayotzinapa con el crimen organizado.

Dijo que a pesar de las diferentes líneas de investigación que existen en torno a la desaparición de los 43 estudiantes, se carece de elementos que vinculen a los normalistas - tanto antes de la noche del 26 de septiembre de 2014, como después - con el grupo criminal Los Rojos.

La subprocuraduría lleva el caso de la desaparición de los normalistas. En una primera instancia, el tema se encontraba en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

El funcionario señaló que el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), también estableció que no hay ningún elemento que lleve a vincular a los estudiantes hacia alguna actividad ajena a su labor estudiantil.

Betanzos Torres destacó que el gobierno federal es respetuoso con los normalistas de Ayotzinapa y sus actividades.

“El gobierno federal es absolutamente respetuoso, en primer lugar, de la institución, de la escuela Isidro Burgos y de sus estudiantes. El desarrollo de la investigación que tenemos nosotros, en las líneas de investigación que están presentes, lo que se busca es arrojar todas las situaciones y el contexto que se ahí se van desarrollando. En el contexto de los hechos y hasta el momento, no tenemos ningún elemento que apunte a ninguna situación referida a la escuela”, dijo.