Esta tarde, Cecilia Soto Díaz interpuso una queja ante las oficinas de la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum) en Acapulco, Guerrero, luego de que le fuera negada la atención médica a pesar de presentar síntomas de chikungunya y tener dos meses de embarazo.

La mujer relata que el sábado a las 11:00 horas acudió a la sala de Urgencias del hospital general de Renacimiento, Donato G. Alarcón, donde se le fue negada la atención médico luego de que no le creyeran que estaba embarazada.

“No me quisieron atender, yo pasé y les dije que venía sangrando y me dijo la enfermera ‘¿qué tienes?’, y le dije ‘lo que pasa es que estoy embarazada y traigo amenazas de aborto, vengo sangrando y me duele la cabeza, me duelen los pies, al parecer traigo chikungunya’, dijo entonces ‘tú no estás embarazada, ¿tienes ascos?’, le dije ‘no’, y me dijo ‘entonces tú no estás embarazada, salte’ y agarré y me salí”.

Posteriormente, señala, una trabajadora social le dijo que pasara con el doctor general, quien finalmente, y tras varias horas de espera, nunca la atendió.

Al regresar con la trabajadora social, Soto Díaz relata que le indicaron que volviera a Urgencias, donde, no obstante, le reiteraron que, si no tenía amenazas de aborto, ‘no tenía caso’ que se le atendiera.

La afectada señala que no recuerda los nombres de quienes la atendieron de esa manera, pero sí podría ubicarlos. Además, contó que finalmente tuvo que acudir a un hospital privado para que se le diera la atención necesaria.

Asimismo, mostró pruebas de laboratorio en donde indican que se llevaba dos meses de embarazo, aunque finalmente, dice, lo perdió.

“Yo les pedí, por favor, que me atendieran, y me dijeron que no. No tenía mucho tiempo, era un mes, pero era un bebé y yo digo que si me dan el Seguro Popular es porque me van a atender y ellos no le toman importancia”, aseguró.