Ciudad de México.- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), negó amparar a dos indígenas que exigían ser indemnizados por haber pasado 11 años en prisión, acusados por la masacre de Acteal ocurrida en 1997.

Una vez libres, los dos afectados promovieron un juicio exigiendo una indemnización, pero la corte lo consideró improcedente.

La Segunda Sala expuso que la indemnización no procedía por responsabilidad patrimonial, pues la Procuraduría General de la República (PGR), presentó alegatos suficientes para sustentar su acusación.

Añadieron que el Estado mexicano no está obligado a pagar indemnización por daño moral a las personas que son sentenciadas por delitos federales, aun cuando estos sean posteriormente liberados.

No obstante, recordaron que ello no significa que los agentes del Ministerio Público estén libres de responsabilidad penal o administrativa, o que se les deba de eximir de la reparación del daño en otras vías.

Ambos exreclusos pasaron 11 años en prisión hasta que su caso fue revisado por la SCJN, donde se ordenó su liberación tras considerar que en su juicio se habían cometido diversas irregularidades.

Una de las anomalías es que nunca fueron identificados por sus acusadores, excepto por una fotografía.

El 22 de diciembre de 1997, fueron asesinados 42 indígenas por un grupo paramilitar, en la comunidad de Acteal, municipio de Chenalhó, Chiapas.