Chilpancingo, Guerrero.- Una niña originaria de Chilpancingo, quien perdió la vida a causa de un piquete de alacrán, fue la primera en ser sepultada en el Panteón Central en 1863.

Unos 150 años después, el cementerio se encuentra saturado. De acuerdo con la administración, en 6 mil 800 tumbas se encuentras sepultadas 20 mil 400 personas.

Para estos días de conmemoración del día de muertos, quienes administran el Panteón Central, estiman la visita de unas 20 mil personas provenientes de toda la región centro.

La Dirección de Catastro de Chilpancingo mantiene un cobro de 130 pesos de impuesto predial en el cementerio, sin embargo, los cifras se mantienen en la opacidad.

De acuerdo con el administrado del cementerio, Zenón Dircio Castro, unas 30 tumbas se encuentran abandonadas desde más de 20 años, aunque se dice que la cifra real, podría ser de más de 3 mil.

En una zona del panteón central, se ubica la rotonda de guerrerenses ilustres, como los exgobernadores Alejandro Cervantes Delgado, Caritino Maldonado Pérez y Baltazar R. Leyva Mancilla. Además de otros artistas como el compositor Margarito Damián Vargas y el escritor Rubén Mora Gutiérrez.