México.-Las apariencias engañan y lo que ven nuestros ojos nos pueden mentir, la lógica es embustera, como se puede comprobar en un enfrentamiento de sumo.

Dos contrincantes se pararon frente a frente, pero la diferencia en tamaño y en peso es evidente, por lo que se pensaría que la victoria sería rápida y aplastante.

Pero el más grande se dio cuenta rápido que no tiene un rival sencillo, ya que el pequeño hace maniobras espectaculares y se niega a perder.

Usa sus pies y manos, todos los recursos permitidos por ganar y lo logra.

Aquí el video que nos puede motivar a vencer aquellos gigantes que tenemos enfrente.

https://twitter.com/ASMexico/status/1100418206584500224