Este niño se refresca en Tokio con una fuentes danzarinas, debido al intenso calor que se está viviendo en la ciudad japonesa.