Chilpancingo, Guerrero.- Los niños comunitarios de Rincón de Chautla en Chilapa son una muestra del abandono de las autoridades y es un llamado de auxilio para atender sus problemas, dijo el presidente del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Abel Barrera Hernández.

Entrevistado en el Congreso local al concluir su participación en un foro para la reforma a la Constitución local sobre los derechos de los pueblos indígenas y afromexicanos, el defensor aseveró que el video en el que aparecen niños asumiéndose como autodefensas “es una muestra que el conflicto está muy hondo” y no hay un tratamiento de las autoridades para resolverlo.

“El hecho de que hayan grabado a niños es una muestra del límite en el que se encuentran ante la indefensión. Poner a los niños como último recurso para poder visibilizar un problema donde las autoridades no han atendido es una muestra de desesperación, una expresión de abandono”, dijo.

“Un recurso para poder impactar más ante la opinión pública y obligar a que las autoridades reacciones y también es una muestra que el conflicto está muy hondo y no hay un tratamiento de las autoridades”, dijo el defensor.

Dijo que es un mensaje que están dando a las autoridades “hay una desatención al problema que han dejado crecer y que está constando vidas y si esto sigue avanzando hasta los niños puede morir”.

La semana pasada se difundió en redes sociales a cinco niños y tres niñas de la comunidad Rincón de Chautla, que juegan a los policías comunitarios, con palos simulan armas y declaran la muerte contra sicarios.

 “Como pueblo no vamos a dejarlos solos. Es nuestra palabra contra la de los sicarios. Nos matan un comunitario y vamos por 10 sicarios”, dice uno de los niños.

De acuerdo con los niños son sobrevivientes de un enfrentamiento armado ocurrido el 27 de enero pasado entre un grupo del crimen organizado y policías comunitarios de Rincón de Chautla.

“Los niños y niñas que hoy somos sobrevivientes de un ataque sanguinario seguimos en la lucha porque sabemos que van a regresar y van a atacar de vuelta a nuestra policía”.

Ayer, en un comunicado la Secretaría General de Gobierno informó que el subsecretario para Asuntos Políticos, Martín Maldonado del Moral en coordinación con el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Ramón Navarrete Magdaleno, acudieron por segunda ocasión a Rincón de Chautla y conminaron nuevamente a los padres de familia y policías comunitarios a evitar se involucren a niñas y niños en ese tipo de actividades, pues violan sus garantías individuales.