Chilpancingo, Guerrero.- El levantamiento en armas de un grupo de niños y mujeres comunitarios, captado en un video que ha circulado en redes, "es una vergüenza nacional" debido a la falta de voluntad política de las autoridades estatales por atender una grave situación social, criticó el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

Luego de un evento en la parroquia "Nuestra Señora de Guadalupe" en Chilpancingo, el líder eclesiástico lamentó que solamente con la difusión de estas imágenes las autoridades en Guerrero hayan acudido a atender la problemática.

Desde hace dos semanas han circulado una serie de videos grabados en Rincón de Chautla, municipio de Chilapa, donde niños y mujeres sobrevivientes de enfrentamientos y desplazados por la violencia han anunciado su adhesión a la policía comunitaria para pelear con la banda delictiva Los Ardillos.

"Falta voluntad política para arreglar esos asuntos, es una vergüenza nacional y es cuando las autoridades quieren apagar el fuego pero falta más sensibilidad para los pueblos".

"Ahorita las miradas se fijaron ahí por los vídeos, pero suban la mirada un poco más a la Montaña o la Sierra donde la gente desde el 11 de noviembre no puede regresar a sus casas ¿Quién hace algo?", Cuestionó fuertemente Salvador Rangel.

Sin embargo, respecto al tema específico de Rincón de Chautla, el obispo aseguró que no se tratan de conflictos entre grupos criminales sino de un histórico conflicto por el límite de tierras y hay quienes buscan sacar ventaja de la situación.

También señaló que estos tipos de problemas, surgen por el vacío de poder de parte del gobierno estatal ya que los presidentes municipales "tienen compromisos propios" y la federación "a veces hacen actos que en vez de ayudar perjudican".

"Hay un movimiento social pero lleva cola, todo eso valdría la pena que nos apegaramos a lo que es la verdad, yo sé que andan defendiendo derechos humanos pero no es un asunto tanto de derechos humanos, son intereses de algunos grupos (...) Lo que ahí se está peleando es la tierra".

Finalmente aseguró que hay un miedo de actuación por parte de las autoridades estatales, y es que, recordó que Guerrero tiene historia en el tema de costos políticos por masacres.

"Guerrero tiene al menos dos antecedentes de Aguas Blancas, que tuvo que salir el gobernador; la desaparición de los 43, que tuvo que salir el gobernador, y aquí lo que tienen miedo que haya un brote, una masacre y aquí el costo político sería alto", puntualizó