Niños provenientes de los municipios de Umán, Chocholá, Tekantó, Dzidzantún, Peto y Mérida son parte de un proyecto coral iniciado hace tres años y en el que colaboran 10 agrupaciones en igual número de comunidades.

Enaltecidos por el canto y cobijados por la música, niños de diversas condiciones sociales, pero sobre todo con la pasión por los coros, los infantes participaron recientemente en la segunda edición del Encuentro de la Red Coral de Alas y Raíces Yucatán.

El director de Educación Artística de la Secretaría de la Cultura y las Artes (Sedeculta), Néstor Rodríguez Silveira, destacó que la música coral ha permitido la transformación de decenas de niños que participan en estas agrupaciones.

“No sólo hacia ellos, sino hacia sus familias y el entorno en que viven, librándolos de la posibilidad de que puedan ser víctimas de algún tipo de delito”, reconoció el funcionario de la Sedeculta.

Son niños vestidos lo mismo con el traje regional que de corbata y chaleco, pero que pueden interpretar con sus voces lo mismo música popular que piezas academicistas.

En su más reciente presentación, menores de entre siete y 14 años de edad interpretaron melodías de Chile, Sudáfrica, Japón, Francia o canciones propias de México.

Así, los coristas de Umán entonaron la melodía tradicional de México como son “Las conchitas” o “Pajarillo cola blanca”, mientras que los niños del Instituto Blas Pascal “La Palomita”, de Chile, y Siyahamba de Sudáfrica.

Por su parte, los menores de la José Vasconcelos hicieron lo propio con “Tengo una muñeca-arroz con leche”, así como “Mambrú se fue a la Guerra”.

Los niños de Chocholá se remitieron a la tradición brasileña con Samba lele y rondas de la lírica infantil, mientras que los cantores del Distrito Federal interpretaron “Maori Tutiramai” y “Las adivinazas de Tort”.

Los de Tekantó fueron aplaudidos igual cuando hicieron sentir los ecos entre el publico de “Linda boca” y “Tekantó” en esta necesidad de recuperar la música tradicional mexicana yucateca.

En tanto, los de Dzidzantún cantaron el “Gallo Pinto”, canción francesa y para recorrer el mundo Canción popular Argentina, y los cantores de Peto se remitieron al folclor venezolano con el Tuqueque, así como del autor Ñico saquito “Mariacristina”.

Mientras que el coro Gaudium Dei interpretó Keshe de Joseph Hadar, así como Akihana de Nakabayashi.

De igual forma, los niños cantores de Yucatán como niños invitados especial al encuentro cantaron María, Mater Gratiae de Gabriel Fauré y “Viene el agua cantando”, de Dante Andreo.

Notimex