México.- Pobladores de la localidad de San Jerónimo Palantla, en el municipio de Chilapa, acusaron a la CRAC-PF de estar preparando sicarios, “como lo dijo el presidente de México”, por la presentación de los niños comunitarios la semana pasada en Alcozacán.

En conferencia de prensa en Chilpancingo, representantes de ese poblado, que desde hace varios años mantienen un conflicto armado con la localidad vecina de Rincón de Chautla, acusaron a la CRAC-PF de provocar la muerte de 15 personas desde el año 2015 hasta la fecha.

Por ello, lamentaron que el gobernador de Guerrero “está con los victimarios”, y ha comenzado a resolver sus demandas, mientras que ellos desde hace cuatro años han exigido justicia por las muertes que ha dejado la violencia contra la CRAC de la casa de justicia de Rincón de Chautla.

“Las autoridades no han hecho nada, nosotros lo que estamos demandando es que se ejecuten las órdenes de aprehensión contra la policía comunitaria de pueblos fundadores, porque ellos nos masacraron el día 8 de febrero del 2015, y hasta la fecha solo uno ha sido detenido y los demás están libres”.

“La CRAC pide justicia, pero son ellos los que nos han masacrado, antes de que apareciera esa policía no habían pasado tantas muertes, ahorita tenemos ya más de 15 muertos (…) son ellos (CRAC), los que nos están matando”, recriminó Constantino Calvario Merino, integrante del Frente de Defensa Popular y comandante municipal en San Jerónimo Palantla.

El poblado de San Jerónimo Palantla, tomó las armas desde el 2014, luego de rechazar unirse a la CRAC-PF por diferencias, y desde entonces ambos grupos han protagonizado cruentos enfrentamientos; cabe destacar que los pobladores de Palantla, no tienen relación con la Policía Comunitaria por la Paz y la Justicia, grupo vinculado con los Ardillos.

Uno de los hechos más recientes, fue el asesinato de una mujer indígena de San Jerónimo Palantla, en una carretera de Chilapa, a la altura de la localidad de Lamazintla; la mujer pertenecía al Frente de Defensa Popular, y el crimen fue atribuido a la CRAC-PF.

De acuerdo con Constantino Calvario, para poder detener esta situación de violencia  entre ambos grupos, es necesario que el gobierno de Guerrero ejecute las órdenes de aprehensión contra la CRAC-PF y no se deje someter por las presiones de bloqueos y presentación de niños armados.

Finalmente, responsabilizaron al gobernador priista, Héctor Astudillo Flores, y al alcalde de Chilapa, el también priista, Jesús Parra, de ser los responsables de lo que llegue a pasarle a vecinos de Palantla, ya que ninguna autoridad los ha atendido.