México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció disculpas al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, por haber vinculado sin fundamento al homónimo padre del mandatario estatal en el proyecto del aeropuerto de Texcoco; además se comprometió de que en seis meses bajará la incidencia delictiva y mejorará la economía.

En su conferencia diaria, López Obrador reconoció que Alfredo del Mazo González, ex gobernador de esa entidad, nunca estuvo vinculado al proyecto aeropoertuario del sexenio pasado.

Señaló que no era partidario del recurso de que la calumnia cuano "no mancha, tizna" y que cuando existan denuncias de manera indebida y se afecte la dignidad de las personas, es mejor tener la disposición de rectificar. En especial, dijo López Obrador, porque ese comentario se hizo en una conferencia que ve mucha gente y "no queremos difamar".

Después de una declaración oficial que vinculó a Del Mazo González con ese proyecto, el actual gobernador e hijo del aludido pidió que se aclarara el asunto. Se revisaron documentos y se determinó que efectivamente “él no tuvo qué ver", dijo López Obrador este jueves.

El presidente indicó que en el caso del ingeniero Alfredo Elías Ayub, también relacionado con la construcción de la terminal aérea en Texcoco, sí reconoció que había participado en el plan técnico.

López Obrador señaló que el propio Elías Ayub reveló "algo interesante": que la mayor parte de los asuntos se resolvían en la Secretaría de Gobernación.

En el tema económico el presidente afirmó que la economía no va bien, sino que va requetebien, con respecto a otros países de América Latina.

Considero que hay tres elementos nuevos para lograr un crecimiento sano: 1.- no permitir la corrupción y gastos superfluos, 2.- Apoyar a la economía popular, desde abajo, que se distribuyan recursos para la gente más necesitada, que se genere empleo, ejemplo, estamos construyendo caminos en Oaxaca con mano de obra de los municipios; y 3.- Se promueva el desarrollo, que el Estado promueva el desarrollo. Ejemplo: tren maya, el itsmo de Tehuantepec y demás.