Guerrero.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador señaló que no se tiene contemplado un "borrón y cuenta nueva" en los adeudos de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Acapulco (CAPAMA) con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que ascienden a más de 600 millones de pesos.

En la conferencia matutina de este lunes, López Obrador explicó que el municipio de Acapulco tendrá un apoyo especial de su gobierno, principalmente en proyectos relacionados con el mejoramiento urbano en colonias de alta marginación.

Señaló que tan sólo este año, a través de la Secretaría de Desarrollo, Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) se invertirán en Acapulco alrededor de 600 millones de pesos, y se espera que el próximo año pueda haber otra inversión similar.

El mandatario federal aseguró que se revisará la situación financiera de la CAPAMA, luego de que se le cuestionara de la posibilidad de que este órgano fuera absorbido por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El llamado del presidente de la república, fue de que independientemente de que se pudiera condonar la deuda de la paramunicipal, la autoridad estaba obligada a cumplir con su responsabilidad, refiriéndose al pago de adeudos con la CFE.