El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) concluyó que existe evidencia para determinar que hubo “un evento de fuego controlado de grandes dimensiones” en el basurero de Cocula, como lo estableció la PGR en el pasado informe, pero que nada indica que ese hecho esté relacionado con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2014.

En un comunicado emitido este día, el EAAF solicitó al panel de expertos que amplíen esa conclusión, y precisan que de acuerdo con el número de restos óseos recuperados de esa zona pertenecen a 19 cuerpos, y no 17 como señaló la PGR el viernes pasado.

“Tal como sostuvimos en nuestro dictamen, no contamos por el momento  con evidencia sobre a quién pueden corresponder los restos humanos recuperados en el Basurero de Cocula, ni cuándo fueron depositados en dicho lugar”, indican.

El EAAF estableció tres puntos en donde refutan la información que ofreció Eber Betanzos, Subprocurador de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad de la PGR y Ricardo Damián Torres en relación a las conclusiones del panel de expertos sobre dinámica de fuego.

 “El comunicado del panel de expertos  no especifica cuándo (temporalidad) pudo haber ocurrido ese fuego de grandes dimensiones, si pudieron existir otros fuegos en ese mismo lugar y si el evento de fuego de grandes dimensiones al que hacen alusión podría estar relacionado con el evento de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa”, cuestionan los antropólogos forenses.

Además, piden a la PGR que aclare a qué llaman “un evento de fuego controlado de grandes dimensiones”, por lo que insisten en que existe evidencia de fuego en el basurero de Cocula, pero también sostienen la evidencia emitida por imágenes satelitales anteriores al 2014, año en el que desaparecieron los 43 normalistas.

“En el basurero de Cocula han habido múltiples eventos de fuego, que coinciden con la zona principal de quema de donde PGR y el EAAF recolectaron restos óseos humanos, residuos carbonizados, entre otros elementos (…) se observó la presencia de tierra compacta con residuos carbonizados,  entre  otros elementos,   señalando la existencia de otros eventos de fuego”, precisan.

Por este motivo, el EAAF “no ha encontrado evidencia” para  ligar el rastro de fuego en el basurero con el caso Iguala: “tampoco (se) encontró evidencia que pudiera ligar esos eventos de fuego en particular a la  noche del 26 al 27 de septiembre del 2014” que desaparecieron lo 43 normalistas de Ayotzinapa.

Indicaron que la PGR corrobora la evidencia de que seres humanos adultos fueron quemados en el lugar, derivado de miles de fragmentos óseos recuperados en el basurero de Cocula, pero señala que pertenecen a 19 personas, y la Coordinación General de Servicios Periciales (CGSP) de PGR determinó en el dictamen la presencia de un mínimo de 17 individuos.

“No se pudo establecer desde qué fecha (temporalidad) se encuentran  depositados dichos restos allí; Tampoco pudo establecerse si los restos óseos humanos fueron depositados todos al mismo tiempo o en distintos eventos”, cuestionaron.

Explicaron que en la zona se recuperó una prótesis parcial inferior en perfecta articulación con una raíz y un fragmento de mandíbula, sumado a una prótesis parcial superior que articula coincidentemente con la inferior, elementos que “claramente  no pertenecen a los estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa ya que ninguno de ellos tenía este tipo de arreglos odontológicos”.

El EAAF indica en el comunicado que se debe tener en cuenta el contexto de la zona de hallazgo de dichos restos, en donde sólo en Iguala la PGR ha registrado la desaparición de cerca de 300 personas, la mayoría ocurridas en los últimos cuatro o cinco años.

“Hasta la fecha no hay ninguna identificación de restos de los 43 estudiantes desaparecidos realizada sobre restos que se hayan recuperado en el Basurero de Cocula. Los únicos resultados genéticos positivos emitidos por el laboratorio de Innsbruck corresponden a una muestra que proviene de una bolsa, que de acuerdo con la PGR, fue recuperada en el Rio San Juan, Cocula”, añade.

Los antropólogos forenses anuncian que harán más pruebas en las próximas semanas con el propósito de confirmar científicamente, si es posible llevar a cabo la quema de 43 cuerpos humanos adultos, resultados que serán dados a conocer en su momento.