Rusia, El Confidncial.-"No se detectaron venenos, ni rastros de ellos, en los análisis de sangre y de orina". Así de contundente se ha mostrado el subdirector del Hospital de Urgencias Nº 1 de Omsk (Siberia), Anatoli Kalinichenko al descartar el viernes descartó que el líder opositor ruso Alexéi Navalni fuera atacado con una sustancia tóxica, como denuncian sus aliados y amigos.

Kalinichenko, citado por la agencia Interfax, asegura que ese fue "el diagnóstico concluyente" del equipo médico que atiende a Navalny, quien fue ingresado el jueves en coma en una unidad de cuidados intensivos de la ciudad siberiana de Omsk. "Lamentablemente, no lo puedo hacer público, pero ya se le ha comunicado a la esposa y al hermano (de Navalni)", explicó, al declinar revelar la causa de la afección de Nalvani.

Poco antes, ese mismo equipo médico no dio permiso para trasladar al político al extranjero. El doctor explicó que el estado del paciente sigue siendo inestable, por lo que no se recomienda que viaje.

Sin embargo, para los asociados del mayor crítico de Vladimir Putin, todo forma parte de una estrategia del Kremlin para borrar sus huellas del atentado. "La prohibición de transportar a Navalni es solo para ganar tiempo y esperar el momento cuando ya no se pueda detectar el veneno en su organismo. Cada hora de retraso representa una amenaza crítica para su vida", escribió en Twitter la portavoz del político, Kira Yarmysh.

Yarmysh denunció que la decisión ponía de prohibir su traslado a Alemania ponía en peligro la vida de Navalni y se tomaba en contra de los deseos de la famalia. "El avión que se ha contratado para evacuar a Alexéi debe llegar en una hora. La prohibición de transportarlo es un atentado contra su vida", denunció, detallando que presentaron toda la documentación necesaria: la petición de un familiar y el acuerdo de una clínica alemana para aceptar al paciente.

"La decisión del hospital es inexplicable y monstruosa", subrayó, para añadir que anteriormente los médicos se habían mostrado dispuestos a autorizar la evacuación de Navalni. Yarmysh explicó que precisamente por ello se organizó rápidamente su traslado a Alemania en un avión medicalizado.

"Es ilegal mantener a Alexéi en un hospital que no cuenta con los tratamientos, condiciones y equipos necesarios. No nos enseñan los informes", escribió en Twitter Anastasía Vasílieva, doctora que atiende habitualmente a Navalni y líder del sindicato Alianza de Médicos.

Oposición en Rusia

Navalny, una de las caras más visibles de la oposición al presidente ruso, Vladimir Putin, tuvo que ser ingresado de urgencias el jueves en un hospital de Omsk, en el centro sur de Rusia, tras encontrarse indispuesto durante un vuelo de vuelta a Moscú desde la ciudad siberiana de Tomsk.

Su caso recuerda al de otros opositores y disidentes rusos envenenados en los últimos años. En 2006, el antiguo agente del servicio secreto Alexander Litvinenko falleció tras haber tomado un té que contenía polonio-210, una toxina radiactiva, durante una reunión en Londres.

También en suelo británico, el antiguo espía convertido en agente doble Sergei Skripal y su hija fueron hallados inconscientes en marzo de 2018 frente a su residencia en Salisbury después de haber sido envenenados con un agente nervioso, si bien ambos consiguieron sobrevivir. Londres responsabilizó a las autoridades rusas de este suceso.