El secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, sostuvo que no hay indicio, pretexto ni razón legal para permitir la entrada a los cuarteles militares a buscar a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, porque “si nuestros soldados no han sido señalados en ninguna de las averiguaciones, ¿cuál es la razón de ir a los cuarteles?”, señaló en una entrevista realizada por el periódico Excélsior.

Asimismo, reiteró su negativa a que hayan tenido algún tipo de participación durante los hechos del 26 y 27 de septiembre, en que se registró la detención y desaparición de los normalistas. Aseguró que esa noche ni había ni personal ni vehículos disponibles para atender la emergencia, “y qué bueno que fue así, porque de haber salido hubiéramos creado un problema mayor”, dijo y explicó que ellos se hubieran puesto a las órdenes de la autoridad municipal, que ahora se sabe, añadió, estaban coludidas con la delincuencia.

El titular de la Sedena relató que el día de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en el cuartel de Iguala no había personal ni vehículos disponibles para atender la emergencia, “y qué bueno que fue así, porque de haber salido hubiéramos creado un problema mayor”. Indicó que cuando los soldados acudieron al hospital fue porque recibieron información de que había personas armadas, pero al arribar al lugar los heridos se identificaron como estudiantes, y se les ofreció una ambulancia.

En la entrevista de dos partes, que publica Excélsior, el general Cienfuegos Zepeda, habla de diferentes temas, entre ellos el de los 43 estudiantes desaparecidos de la normal de Ayotzinapa.

El general niega que el Ejército saliera a las calles cuando ocurrió el incidente entre policías y estudiantes, y asegura que el personal había acudido a atender un accidente de una pipa, que traían un líquido tóxico, al regreso del personal fue al hospital donde se encuentran a los heridos y se identifican como estudiantes y que no estaban armados y se les ofreció una ambulancia.

Sin embargo, precisa que aun cuando el personal hubiese estado no tenían por qué salir, “creo que era la salida número ciento y tantos que habían hecho ellos a las calles en Tixtla, en Chilpancingo, y en esta ocasión en Iguala, en ninguna de esas ciento y tantas de veces que salieron a las calles intervino el Ejército. ¿Aquí porqué debió de haber intervenido? Ahora, de haber tenido gente y haber salido a contener este problema, se tiene que apoyar a la autoridad y la autoridad es la policía, que hoy sabemos que estaba… penetrada”.

Pero cuando se están enfrentando a los jóvenes, están en una actitud de policías. ¿A quién atendemos? ¿A la policía o a estos jóvenes que estaban enfrentando a la policía? Entonces, yo diría que en ese momento qué bueno que no había con qué haber salido, porque de haber salido hubiéramos creado un problema mayor”.

Con respecto a la demanda por entrar a los cuarteles militares a buscar a los jóvenes estudiantes, el general respondió:

“Bueno, primero, no encuentro ya no digamos el indicio o una razón legal para hacerlo, no encuentro ni el pretexto para hacerlo. Si nuestros soldados no han sido señalados en ninguna de las averiguaciones, ¿cuál es la razón de ir a los cuarteles? Se dijo que habíamos participado en ese crimen horrendo que se dio en Cocula. Ya se demostró que no”.

“Luego, como no fue eso, dicen que nosotros los teníamos retenidos, secuestrados, no puede ser una mentira de ese tamaño, ¿para qué los teníamos?, ¿qué interés podíamos tener en eso? Esto ya tampoco fue, entonces dicen que nosotros los asesinamos y bueno, ¿dónde los enterramos? Primero, ¿cómo los asesinamos? Por ahí algún profesor de alguna universidad dice que fueron cremados en los crematorios modernos. A ver: nosotros no tenemos crematorios ni en el Hospital Central Militar. Hay crematorios en las funerarias militares, hay una funeraria que está en Tlalpan que efectivamente tiene un crematorio, pero hay todo un registro y habría que, no sé, haberlos traído. En fin, son cosas que no tienen ni el mínimo de veracidad”.

También señaló que los cuarteles militares están abiertos al público, “totalmente abiertos para todo el público, la gente que va con nosotros va a pasear, va a participar en carreras, a hacer ciclismo, en fin, eventos que hacemos con la propia sociedad local, pero lo que no permitimos es que entren a denostarnos. ¿Si no los encuentran en el campo de futbol van a levantar las instalaciones también? o ¿de qué se trata?”.

Añadió: “No hay una razón que fundamente el que se permita la entrada, no tenemos por qué hacerlo, no estamos dispuestos, me parece que es un señalamiento que no es propio para nosotros porque no hemos cometido ninguna falta.”

La entrevista completa, en la que habla sobre otros temas se puede consultar aquí:

http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/07/10/1033935