México.- Luego de que Fitch bajara la calificación de Petróleos Mexicanos (Pemex) de BBB- a BB+ y Moody's redujera su perspectiva de estable a negativa, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo no estar de acuerdo y aseguró que sobran ofertas para refinanciar la deuda de la petrolera.

"No estamos de acuerdo con los dictámenes de las calificadoras, vuelvo a reiterar que están usando una metodología caduca del periodo neoliberal. Pemex no tiene ningún problema para reestructurar su deuda; sobran ofertas", dijo en conferencia matutina.

Explicó que se trabaja en "la producción de 22 campos petroleros" y que "en un tiempo récord se estabilizó la producción en Pemex; en seis meses, que la tendencia era a la baja en la producción, y a finales de este año empezamos ya a producir más".

Criticó a las calificadoras al decir que no han sido "objetivos", y tras los comentarios de Moody's, que explicó que sí considera la corrupción, y que ésta evita que México pueda tener una mejor nota, López Obrador aseguró que "ya no hay corrupción tolerada" en México.

"No son fueron objetivos ni profesionales porque se hicieron de la vista gorda en la caída de Pemex, en el endeudamiento, la corrupción ¿en dónde estaban? ¿A penas se dieron cuenta? En los cinco meses de nuestro gobierno se dieron cuenta", reprochó.