México.- El presidente de Grupo Salinas, Ricardo Salina Pliego, hizo un llamado a trabajar por México, aseguró que la vida no puede detenerse ante el brote de COVID-19.

“Estamos mal, las calles vacías, esto no puede ser, la vida tiene que continuar”, dijo durante una reunión con sus directivos y líderes. Afirmó que la mayoría de los casos de COVID-19 no son mortales y que el 90% de las personas infectadas superarán la enfermedad.

Salina Pliego destacó que los niños y a los jóvenes es a quienes menos afecta el virus.

“Este virus existe pero no es de alta letalidad. Debemos olvidarnos de que virus es igual de muerte. No es cierto”.

El empresario destacó que como van las cosas no moriremos por COVID-19 pero sí de hambre. “La inmensa mayoría de la población no vive de un sueldo, no vive de sus ahorros, del gobierno. La inmensa mayoría vive al día, por lo que si deja de generar ingresos hoy simplemente mañana no tiene que comer. Paralizar toda la economía de tajo significa hambre. Dentro de poco se desatará la delincuencia, la rapiña y el caos porque el estómago no sabe esperar”.

Afirmó que las medidas tomadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador son correctas y reiteró que debemos tener calma y salir adelante. “La oposición política al presidente tiene que encontrar como pegarle, y le pegan porque no ha hecho suficiente para aislar a la población”.

Pidió apoyar al presidente con calma y que la oposición se modere porque la alternativa del aislamiento es la rapiña y la violencia social. “Juntos lo vamos a lograr, vamos a evitar este tsunami de destrucción del empleo y del tejido social, no podemos cáncer las vidas y sueños de millones de personas. Nuestra estrategia de trabajo sí es sostenible. Vamos a seguir adelante y vamos a continuar”, concluyó.