El secretario general del Sindicato Único de Servidores Públicos de Estado de Guerrero (Suspeg), Robespierre Moreno Benicio pidió una reunión con el gobernador del estado Héctor Astudillo Flores para denunciar el adeudo de jubilados del Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (ISSSPEG), y el ingreso de una policía ciudadana.

Señaló que hay trabajadores que tienen hasta más de 30 años de servicio con derecho a una remuneración y que “no lo está respetando el gobierno en turno”, reprochó y agregó que aproximadamente son mil 400 exprofesores a los que se les están violando sus derechos.

Moreno Benicio destacó que esto es sólo una parte de las denuncias porque aun se sigue extorsionando a las escuelas.

Acerca de las instituciones que siguen sin seguridad, dijo que son cerca de 200 escuelas en Acapulco, ubicadas en Pie de la Cuesta, Zapata, Renacimiento y el Campanario; situación que afecta al magisterio y principalmente a los alumnos.

Sobre las medidas que se tomarán ante la negativa por parte de las autoridades de no proporcionar seguridad, dijo que tienen una propuesta para promover una policía ciudadana, en la que maestros participarían.

En ese sentido, acusó que autoridades militares se ha negado a las exigencias de seguridad que el magisterio ha hecho.

Finalmente hizo un llamado a la Secretaría de Salud de Guerrero para proporcionar los cercos sanitarios, porque a varias escuelas no se les ha dado la atención médica que se requiere.