México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que “no soy un presidente surgido de la élite, simulador, insensible, estamos haciendo todo lo que corresponde y se va a seguir informando y deseo con toda mi alma que no se agreda a las mujeres”.

Así respondió el Ejecutivo federal a los cuestionamientos sobre la atención del feminicidio y las protestas que un grupo de activistas realizó este día afuera del Palacio Nacional, y expresó un decálogo para dejar clara su postura sobre la violencia hacia las mujeres:

1.- Estoy en contra de la violencia, 2.- Se debe proteger la vida de hombres y de mujeres, de todos los seres humanos, 3.- Es una cobardía agredir a la mujer, 4.- Es un anacronismo, un acto de brutalidad el machismo, 5.- Se tiene que respetar a las  mujeres, 6.- No agresiones a mujeres, 7.- No a crímenes de odio contra mujeres 8.- Castigo a los responsables de violencia contra mujeres, 9.- El gobierno que represento se va a ocupar siempre de garantizar la seguridad de mujeres, 10 .-Garantizar la paz y la tranquilidad en México.

AMLO afirmó que no se trata de administrar solo el conflicto, no se aplica la política del avestruz de esconder la cabeza bajo la arena, señaló el Ejecutivo.

López Obrador manifestó que “el discurso neoliberal de la visibilidad, son corrientes de pensamiento que llegan a México, y son atendidas, pero nosotros tenemos un  propósito central que es luchar para que no haya desigualdad en México, en otros continentes esto pasa a segundo plano”.

“Nosotros queremos que haya igualdad, que no haya corrupción, porque la corrupción es la causa principal de la desigualdad económica y social, de la inseguridad y la violencia. Estamos atendiendo lo fundamental, todos los días”, expresó el presidente.

Señaló que en el caso del feminicidio “nos interesa enfrentarlo porque además de un crimen es un acto de discriminación, es crimen de odio”.

TAMBIÉN REVISA:

AMLO considera aborrecible el feminicidio de Ingrid Escamilla

México, país que no respeta la presunción de inocencia