México.-Erin Langmaid, una modelo de 23 años de la ciudad australiana de Melbourne, desconocía (y tampoco presentaba signos) estar embarazada de 37 semanas. Sin embargo, hace 2 semanas fue madre de una niña, Isla, en el baño en su apartamento, informa News.com.au.

La mujer asegura que no mostraba señales de embarazo, y solo se sintió mal el día cuando nació su hija. A la modelo le siguió sirviendo su ropa durante todo el período del embarazo. Erin fue al baño y, diez minutos después, sostenía a la niña —que pesó 3,6 kilos— en sus brazos. Dan Carty, el novio de Erin y el padre de la pequeña escuchó un ruido extraño en el baño y al entrar quedó estupefacto por la escena.

Después del nacimiento, Isla no respiraba por lo que el padre a llamó a los servicios de emergencias. La madre y la niña fueron llevadas de inmediato al hospital, los médicos lograron que la pequeña volviera a respirar y ahora no presenta más problemas de salud.

Los médicos diagnosticaron que la modelo tuvo 'un embarazo críptico': aquellos en que la madre no se da cuenta de que está embarazada hasta el momento del parto. Según la estadística, una de cada 500 mujeres no sabe que está embarazada hasta la 20.ª semana. Y en un caso más extremo, una de cada 2.500 mujeres desconocen su estado de gravidez hasta que dan a luz.