Coyuca de Benítez.- Las autoridades no usarán la fuerza pública para desalojar el mercado Morelos, sostuvo el alcalde, Javier Escobar Parra pese a que los locatarios se resisten a abandonar las instalaciones que ocupan desde hace 40 años para ir al nuevo mercado.

No obstante, confirmó el cierre de los baños del inmueble y anunció que se le cortará la electricidad, pues insistió que el edificio no está apto para seguir siendo utilizado, aunado a la supuesta falta de funcionalidad e higiene de las instalaciones.

Recordó que el dictamen realizado por la Secretaría de Protección Civil del estado establece que el inmueble no está apto para su uso tras el incendio del pasado ocho de agosto.

Escobar Parra, además, se desmarcó del siniestro y rechazó haber sido el autor del incendio, versión que ha sido propalado por los propios comerciantes afectados, que ven sospechosa su insistencia para que ocupen los nuevos locales.

“No faltó quien dijera que fue el presidente municipal el que mandó a quemar el mercado, siendo que sería una gran responsabilidad realizar algo así, pues pudo haber ocurrido una desgracia mayor si el fuego se extiende a las viviendas aledañas, gracias a Dios que no pasó a mayores”, estimó.

El alcalde dejo en claro que notificará por escrito a los locatarios sobre el resultado del peritaje de Protección Civil estatal, acción que certificará mediante notario público a efecto de deslindar responsabilidad en caso de ocurrir un siniestro relacionado con la estructura del inmueble.

Reconfirmó que el mercado Morelos está escriturado a nombre del municipio de Coyuca de Benítez, tal como lo certificó la Comisión para la Regularización y Tenencia de la Tierra (Corett); y desestimó la procedencia de los juicios de amparo solicitados por los locatarios contra un eventual desalojo, pues estos se otorgan en contra de actos de autoridad realizados.

“Jurídicamente no tienen posibilidad de acreditar la propiedad del bien inmueble, toda vez que la escritura fue entregada en un acto público y nadie impugnó en los tiempos previstos”, explicó.

Dio a conocer que, a raíz del incendio, el dictamen de Protección Civil dio como resultado que el inmueble no está apto para su uso, pero además existen otros dictámenes dados a conocer en 2008, y 2007 por Protección Civil relacionados a sismos ocurridos en esas fechas, y otro más en 2001 emitido por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), a raíz de la ola de temblores ocurridos en octubre de ese año.

Aseguró no tener interés personal alguno en el traslado de los locatarios al nuevo mercado, pues no es comerciante, pero como sostuvo que como presidente municipal tiene la obligación jurídica de evitar que se corran los riesgos.

Por ello, invitó a los locatarios al diálogo, pues no está en posición de sacarlos con la fuerza pública “sino con la fuerza de la razón que debe prevalecer”.

En este sentido, Escobar Parra anunció que sustentado en la Ley orgánica del municipio libre se creará el Consejo Consultivo de la Ciudad, que estará integrado por personalidades connotadas de la comunidad y los 26 delegados municipales de la cabecera municipal.

“Vamos a apostar al diálogo, tratar de convencerlos; hay elementos para hacerlo, debe prevalecer la fuerza de la razón del pueblo y no la fuerza pública”, agregó.

Adelantó que en los próximos días realizará el corte de suministro eléctrico del Morelos, debido a que el recibo se paga con recursos del municipio y asciende a los 30 mil pesos mensuales.

El edil defendió que la inversión de 100 millones de pesos que representó el nuevo mercado no puede estar sin ser utilizada, pues ese recurso implica la posibilidad de pavimentar todas las calles de Tepetixtla, Tixtlancingo, Bajos del Ejido y las que faltan de la cabecera municipal.

Incluso, ponderó que gracias a la existencia del inmueble han podido dar respuesta a los afectados del incendio, de lo contrario, no tendrían donde establecerlos.

Recordó que la obra del nuevo mercado estuvo motivada por la participación de los comerciantes durante el periodo 2005-2008, y en el siguiente periodo con apoyo del gobierno estatal se comenzó a construir la obra, en tanto, en el trienio anterior se realizaron obras complementarias, y en su caso, le toca ver lo más difícil que es cerrar el ciclo y trasladar a los comerciantes del Morelos a sus nuevos locales.