Chilpancingo, Guerrero.- Este jueves fue nombrado el oficial de la Policía Estatal, Paulino Molina López como encargado de despacho de la Secretaría de Seguridad Pública municipal, y el agente de Tránsito Estatal, Diego Armando Torres Avilés encargado de despacho de la subsecretaría de Tránsito municipal.

Dichos nombramientos se dan a 20 días del desarme de más de 100 policías municipales en Chilpancingo, quienes se encuentran bajo investigación por sus posibles vínculos con la delincuencia organizada y haber participado en la desaparición de siete jóvenes, dos de las víctimas aparecieron asesinadas.

El domingo renunció al cargo el secretario de Seguridad Pública del municipio, Estaban Espinosa Montoya, quien también se encuentra bajo investigación por dichos hechos, y desde el 2016 había reprobado los exámenes de control y confianza.

Durante la presentación a medios esta tarde en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública municipal, el alcalde Jesús Tejeda Vargas dijo que ambos nombramientos fueron hechos a propuesta del secretario de Seguridad Pública del estado, Pedro Almazán Cervantes.

Tejeda Vargas dijo que con los nombramientos de los encargados de despacho se busca mejorar la seguridad en el municipio y recobrar la confianza en la sociedad.

Aclaró que la policía municipal aún sigue bajo investigación al igual que los agentes de tránsito del municipio y no entrarán en funciones. Será la policía estatal quien utilice las patrullas de la preventiva.

A decir de Tejeda Vargas, ambos encargados de despacho se encuentran certificados y aprobaron sus evaluaciones de control y confianza.

Torres Avilés y Molina López fueron presentados a los policías municipales y agentes de tránsitos quienes se encontraba formados en la explanada de la comandancia.

Un total de 120 policías estatales se encargarán de la seguridad en el municipio, y 30 agentes de tránsito.