#Ciencia y tecnología

Nombres de huracanes facilitan la difusión de alertas y peligro

Los meteorólogos la OMM atribuyen un nombre a cada fenómeno climático de este tipo para evitar confusiones y de acuerdo con la región afectada proponen una lista que incluye de los géneros femenino y masculino alternados.

Por Redacción, 2018-04-06 12:29

México, (Notimex).- Elaborados cada seis años por los comités de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los nombres de los huracanes y tifones se utiliza para facilitar a la difusión de advertencias, medidas de prevención y peligros para la población.

De origen maya, la palabra huracán se define como un ciclón tropical cuando se forma en el Atlántico Norte, Mar Caribe, Golfo de México, Pacífico Sur y Océano Indico.

De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) este fenómeno climático presenta vientos máximos sostenidos que superan los 116 kilómetros por hora, cubren una extensión aproximada entre 500 y 900 kilómetros de diámetro y su ojo alcanza entre 24 a 40 kilómetros de diámetro.

El tifón se le nombra a aquellos que se forman en la zona de Japón y China; en Australia se le conoce como Willy-Willy, en América como huracanes, en algunas partes del Atlántico como ciclón al igual que en el este de África y Vaguios en Filipinas.

Dado que este tipo de tempestades pueden durar una semana o más, es posible tener una o más a la vez, se clasifican de acuerdo con su velocidad del viento sostenido y la escala de intensidad depende de su ubicación.

Los meteorólogos la OMM atribuyen un nombre a cada fenómeno climático de este tipo para evitar confusiones y de acuerdo con la región afectada proponen una lista que incluye de los géneros femenino y masculino alternados, aunque también pueden ser de animales o flores, dependiendo de la región del mundo donde ocurran.

Cuando un huracán causó daños materiales de consideración y víctimas mortales, son retirados de las listas y sustituidos por otros con alguno que comience con la misma letra.

Cada año se dan a conocer los nombres que recibirán los huracanes durante la temporada; las listas se repiten cada seis años, en el caso de la región del Pacífico y el Atlántico, e incluyen uno por cada letra del alfabeto y suelen alternarse entre masculino y femenino.

La práctica de nombrar a estos fenómenos climáticos comenzó hace varios siglos atrás y eran seleccionados de forma arbitraria, por ejemplo, la tormenta Antje fue nombrada de esa manera porque arrancó el mástil de una embarcación con ese mote.

Asimismo eran nombradas de acuerdo con el santoral del día en que manifestaban su poder de destrucción en una zona específica, como el huracán Santa Ana, que causó daños en Puerto Rico el 26 de junio de 1825.

De acuerdo con la OMM, a mediados de 1900 el meteorólogo australiano Clement L. Wragge fue el primero en utilizar nombres propios bíblicos de mujeres para referirse a los huracanes.

En la búsqueda de un sistema más organizado y eficiente, los meteorólogos decidieron identificar las tormentas con una lista ordenada alfabéticamente, en la que también comenzaron a utilizar nombres masculinos para aquellos que se formaban en el hemisferio sur.

Desde 1953, las tormentas tropicales atlánticas fueron nombradas a partir de listas originadas por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos y ahora son mantenidos y actualizados por un Comité Internacional de la Organización Meteorológica Mundial.

A partir de 1979, los nombres masculinos se introdujeron y se alternan con los de las mujeres; las seis listas se utilizan en rotación, es decir, el listado elaborado en 2015 se utilizará nuevamente en el año 2021.

Los nombres de los ciclones tropicales o huracanes no eligen por una persona en particular o con alguna preferencia de orden alfabético, sino que son seleccionados aquellos que son familiares a las personas en cada región.

El propósito principal es para que la población los recuerde y facilitar la concientización, preparación, manejo y reducción del riesgo de desastres.

Existen diferentes listas para nombrar a los huracanes de acuerdo con la región en la que se forman: el Atlántico Norte, en el Pacífico Nororiental, Pacífico Central, Pacífico Occidental, en el Océano Índico Norte, en la Región de Australia, que comprende Indonesia, Australia y Papua Nueva Guinea, así como en el Suroeste del Océano Índico y el Pacífico Sur.

Para este 2017, la temporada de huracanes comienza oficialmente el 15 de mayo y concluye el 30 de noviembre para el Océano Pacífico, mientras que en Atlántico inicia el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre.

De acuerdo con los pronósticos, se esperan un total de 17 fenómenos tropicales durante este año en el Pacífico y 12 sistemas meteorológicos para el Atlántico.

De esos 17 ciclones tropicales pronosticados para este año en el Océano Pacífico, ocho serían tormentas tropicales, así como nueve huracanes, de los cuales cinco podrían ser categorías 1 y 2 más cuatro huracanes intensos con categorías 3, 4 y 5.

La lista conformada por 21 nombres para el Atlántico, Golfo de México y Mar Caribe prevista para este año se estrenó con la tormenta tropical Arlene, la cual se formó 40 días antes del inicio oficial de la temporada.

En caso de que una temporada registrara un número superior a 21 ciclones, se utilizarían las letras del alfabeto griego como Alfa, Beta, para designar el resto de los sistemas meteorológicos.

En el Pacífico Nororiental, la lista contiene 24 nombres, los que inician con las letras “x”, “y” y “z” fueron añadidos en 1985 y si sobrepasan la cantidad de nombres previstos se utilizará el alfabeto griego.

El comité para la región del Pacífico Central mantiene cuatro listas de nombres hawaianos que se utilizan sin tener en cuenta el año

De acuerdo con información del Centro Nacional de Huracanes, desde aproximadamente 1945, los meteorólogos del ejército militar, inicialmente los miembros de la Armada y más tarde la Fuerza Aérea de Estados Unidos nombraron los ciclones tropicales en la cuenca del Pacífico noroccidental.

Hasta 1978, los nombres utilizados fueron casi exclusivamente nombres femeninos en inglés, pero a partir de 1979 comenzaron a utilizarse de forma alterna.

A partir de 1963, el servicio meteorológico de las Filipinas (ahora conocido como PAGASA) comenzó a asignar nombres de la mujer filipina que terminan en “ng” a las depresiones tropicales y ciclones en o pasando por la zona de PAGASA de responsabilidad de advertencia; pero desde 2002 nombra a los sistemas climáticos con sus propios nombres para uso local y facilitar la difusión de las alertas dentro de las zonas rurales de Filipinas

A partir del 1 de enero del 2000, los países de la cuenca del Pacífico noroccidental empezaron a utilizar un nuevo sistema para dar nombres a los ciclones tropicales de esa área.

Los nuevos nombres son de origen asiático por todas las naiones y territorios miembros del Comité de tifones de la OMM; éstos serán asignados a las tormentas tropicales en desarrollo por el centro de tifones de Tokio de la Agencia Meteorológica de Japón, que es el Centro Regional Especializado de la cuenca (RSMC por sus siglas en inglés).

Esos nombres recién seleccionados tienen dos grandes diferencias del resto de las listas de nombres de ciclones tropicales del mundo: los nombres no son personales, aunque hay masculinos y femeninos, la mayoría son de flores, animales, aves, árboles e incluso alimentos, etc., mientras que algunos son adjetivos descriptivos.

Además, no se asignan por orden alfabético, se organizan por la nación aportadora con los países previamente alfabetizados; 14 naciones y territorios contribuyeron con 10 nombres para un total de 140.

Dentro de la zona del Océano Índico, a un ciclón tropical se le asigna un nombre cuando la velocidad de sus vientos alcanzaron los 65 kilómetros por hora.

Los nombres fueron seleccionados por miembros del grupo de meteorólogos de la OMM de esa región entre 2000 y mayo de 2004, antes de que el Centro Meteorológico Regional Especializado en Nueva Delhi comenzara a asignar nombres en septiembre de 2004.

Este listado sólo está previsto para utilizarse una vez y si un ciclón tropical designado se traslada a la cuenca desde el Pacífico occidental, entonces conservará su nombre original.

En el Pacífico Sur, al comenzar la temporada 2008-2009, el centro de advertencias de ciclones tropicales de la oficina australiana de meteorología elaboró una lista de nombres asignados de la “A” a la “Zed”, cuando se agote la siguiente será usada dependiendo del año.

Si un ciclón previamente nombrado se mueve hacia las regiones australianas desde un área de advertencia de otro centro de responsabilidad, el nombre previamente asignado se utilizará en lugar de uno seleccionado de la lista.

#Ciencia y tecnología

NASA muestra nuevas fotos de la Gran Mancha Roja de Júpiter

La instantánea fue tomada por la nave espacial Juno de esa agencia espacial cuando realizaba su último vuelo cercano al quinto planeta del Sistema Solar, el pasado 21 de diciembre.

Por Redacción, 2019-01-20 12:24

México, Notimex.-La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) dio a conocer nuevas imágenes de dos tormentas masivas en el hemisferio sur de Júpiter.

La instantánea fue tomada por la nave espacial Juno de esa agencia espacial cuando realizaba su último vuelo cercano al quinto planeta del Sistema Solar, el pasado 21 de diciembre.

La nueva perspectiva muestra la Gran Mancha Roja, distintiva del gigante gaseoso, así como una tormenta masiva llamada Oval BA, la cual alcanzó su tamaño actual cuando tres puntos más pequeños colisionaron y se fusionaron en el 2000.

A pesar de que Juno tomó imágenes de esa tormenta en febrero del año pasado, las regiones turbulentas alrededor y la forma de la tormenta se han transformado. En los últimos meses, el color del fenómeno pasó de rojizo a blanco uniforme. Las fotografías fueron tomadas cuando la nave espacial estaba a cerca de 38 o 55 kilómetros) desde las cimas de las nubes del planeta.

#Ciencia y tecnología

Síntomas que delatan que tienes un tumor en el cerebro

Aquí te los enlistamos.

Por Redacción, 2019-01-19 12:51

México.-Los tumores en el cerebro vienen en muchos tamaños y formas… así como sus síntomas

La clave del síntoma de un tumor depende de su locación. Por ejemplo, si tienes un tumor cerca de la parte del cerebro que controla la vista y los brazos, los síntomas incluirán debilidad en los brazos o visión borrosa.

Cuando consideras que cualquier célula del cerebro puede formarse en un tumor, y que el cerebro controla TODO el cuerpo, la lista de síntomas engloba prácticamente TODO. Sin embargo, hay señales y síntomas más comunes que otros, y estos son los que debes conocer.

Convulsiones

Sin importar qué tipo de tumor tengas, las convulsiones son la primer señal de algo grave. La irritación del tumor hará que las neuronas actúen incontrolablemente, y habrán movimientos anormales. Como cualquier tumor, hay diferentes tipos de convulsiones. Podrían ser de ‘cuerpo completo,’ hasta simples movimientos drásticos de una extremidad o una parte del rostro.

Torpeza

Si no tienes equilibrio y te encuentras cayéndote seguido o tirando cosas, podrías tener algo más grave que una simple torpeza inocente. Problemas al hablar, tragar o controlar tus expresiones faciales engloban el tipo de torpeza que deberías consultar con un médico.

Entumecimiento

Como la torpeza, dejar de sentir una parte del cuerpo o rostro es algo a lo que deberías prestar atención. Particularmente si es un tumor en el tronco cerebral (el lugar donde el cerebro se conecta con la médula espinal), se puede experimentar pérdida de sensibilidad o movimientos torpes.

Cambios en la memoria o pensamiento

Aunque es verdad que los tumores pueden causar grandes cambios en la conducta de una persona o personalidad, los tipos de transformaciones radicales que ves en las películas NO son comunes. La gente con verdaderos tumores tienen problemas para recordar cosas, se confunden fácilmente y sufren conflictos menos dramáticos.

Náuseas

Sentir náuseas, específicamente si los síntomas son persistentes y no tienen razón de ser, pueden ser señal de un tumor cerebral.

Cambios de visión

La visión borrosa, visión doble o pérdida de visión están asociadas con tumores. También podrías ver puntos o formas raras en tu visión, o bien conocidas como “auras.”

Casi nunca hay dolores de cabeza

Raro, ¿no? La mayoría cree que un dolor de cabeza horrible podría ser síntoma de un tumor, pero en realidad casi siempre sucede todo lo contrario. A menos que sea un tumor muy grande, los dolores de cabeza no son síntomas principales.

¿Qué causa un tumor en el cabeza? Desórdenes genéticos a veces, pero la mayoría aparecen en personas que no tenían ningún factor de riesgo o de predisposición. Es más probable que aparezcan en niños y adultos de más de 60 años, pero la verdad es que TODOS estamos en riesgo.

A pesar de lo que has leído en otros lugares, los celulares no son un factor de riesgo, específicamente porque no hay evidencia científica que valide una relación.

Para la mayoría de los tumores malignos, los tratamientos pueden requerir cirugía, medicamento, radiación y quimioterapia. La buena noticias es que NO todos los tumores cerebrales son serios. La mayoría son pequeños y benignos que no requieren tratamiento.

#Ciencia y tecnología

Estudio revela si hay un origen genético para la monogamia

Aquí los sorprendentes resultados.

Por Redacción, 2019-01-19 11:29

México.-Un grupo de científicos, liderados por Rebecca Young, de la Universidad de Texas, EU, se dieron a la tarea de identificar si hay un origen genético para la monogamia. Pese a tratarse de una rareza entre los animales, la práctica de permanecer con la misma pareja existe en la naturaleza y por eso decidieron estudiarlos.

Los resultados, publicados en la revista científica PNAS, demuestran que existen 24 genes asociados con la monogamia; para llegar a ellos analizaron cinco pares de especies muy parecidas en la que una era monógama y la otra no.

Los monógamos:

Ratones californianos
Topillos de la pradera
El ave Bisbita alpino
La rana venenosa Ranitomeya imitator
El pez enotilapia

Los polígamos:

Ratones ciervo
Los Microtus pennsylvanicus (los primos infieles de los topillos de la pradera)
El ave conocida como acentor común
Una rana venenosa (Oophaga pumilio)
Y pez cíclido africano

Sorprendentemente, pese a tratarse de animales tan distintos como peces o ratones, el análisis del cerebro de los machos monógamos reveló que tienen la misma serie de 24 genes, cuya actividad en el cerebro tiene una relación más intensa con el comportamiento monógamo.

La investigadora Rebecca Young reconoció que no saben cómo se relaciona la función de estos genes con las inclinaciones monógamas, pero se atreve a especular que estimulan los receptores de vasopresina y oxitocina que generan en el cerebro la sensación de recompensa cuando se está con la pareja.

Una de las especies empleadas en este estudio, el topillo de la pradera, es una de las favoritas para tratar de entender a ese grupo minoritario de mamíferos que son monógamos. Al contrario de lo que sucede con otros animales, que rehúyen a la hembra después de culminar su deseo, algo sucede en el cerebro de los topillos que genera un vínculo que durará para siempre. Estas parejas cuidan a sus crías juntas y no parecen perder la pasión pese a sesiones maratonianas de apareamiento.

Sin embargo, en estos animales con tendencias más monógamos es habitual que se tengan una “canita al aire” y no renuncian a una aventura sexual si se presenta la ocasión. De hecho, se calcula que alrededor del 10% de las crías de una pareja no son hijos del macho que las cuida.

Además diversos investigadores coinciden en que el entorno también determina las decisiones sobre cómo organizar la vida en pareja, tanto en animales como en humanos. “Si hay pocas hembras o son difíciles de encontrar puede ser práctico (evolutivamente) quedarse con ella después de copular, porque el macho no sabe cuándo podría encontrar otra hembra, apunta Rebecca Young.