Chilpancingo, Guerrero.- El alcalde Antonio Gaspar Beltrán se negó a responder a las acusaciones que han hecho regidores sobre presuntas irregularidades en el Presupuesto de Egresos 2019 aprobado esta semana.

En entrevista en el zócalo, el alcalde dijo que, de los 793 millones 852 mil 851 pesos aprobados en el Presupuesto de Egresos, casi el 90 por ciento será para el pago de nómina, y anunció una auditoría.

El presupuesto fue aprobado por mayoría del Cabildo, cinco regidores de Morena y una del PRD votaron en contra y denunciaron falta de transparencia, y cuestionaron que más de la mitad del recurso sea destinado al pago de nómina, la cual les fue negada para su revisión.

Gaspar Beltrán se negó responder a las denuncias de los ediles, y dijo que la inconformidad era parte de la pluralidad del Cabildo.

“Las unanimidades siempre se han dicho que pueden ser hasta sospechosas, qué bueno que haya disidencia”, dijo.

El alcalde adelantó que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizará una auditoría al municipio, al igual que la Auditoría Superior del Estado (ASE),

“Serán esos órganos los que darán el dictamen que el pueblo de Chilpancingo tiene derecho a recibir”, justificó.

Sin embargo, se auditará el ejercicio fiscal del año pasado, y no tiene relación con el presupuesto de Egresos 2019, en el que los regidores señalan irregularidades.

Casi el 90 por ciento del presupuesto de 2019 se destinó a la nómina, aseguró Gaspar Beltrán, pero no dijo cuántos son los trabajadores ni explicó por qué invertirán más en el pago a burócratas, pese a que anunció una depuración de la base laboral

El alcalde no se detuvo para responder y caminó aprisa hasta su vehículo estacionado a unos metros de donde se encontraba, para luego retirarse argumentando que tenía otro evento.

Ayer, prohibió el ingreso a reporteros a la sala de Cabildo donde encabezó un evento para evitar que le preguntaran de las denuncias de los regidores.