México.- Por su ubicación geográfica que cubre miles de kilómetros de frontera con Estados Unidos, el norte del país es una región de gran crecimiento industrial y económico, pero también es una codiciada zona de operación para los grupos delictivos, desde los tradicionales contrabandistas hasta los más sofisticados carteles.

Durante décadas, en los estados de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas la situación de seguridad ha sido más crítica que en el resto del país. Por ejemplo, en 2018, en Baja California, el índice de homicidio doloso superó en un 170% a la tasa nacional. En Tamaulipas, el secuestro alcanzó la cifra de 316%, en Nuevo León la extorsión llegó al 201%, mientras que en Chihuahua el narcomenudeo alcanzó el 495% por encima de la tasa nacional, según datos del Observatorio Nacional Ciudadano.

Ante esta urgente situación, los estados fronterizos han implementado diversas estrategias de seguridad que involucran apoyo estatal, federal y ciudadano. A continuación presentamos las más destacadas.

En 2016, la Gobernadora del Estado, Claudia Pavlovich, presentó el C5i (Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo, Coordinación e Inteligencia) el cual recibe y da seguimiento a más de seis millones de llamadas de emergencia y denuncia al año. También se han implementado los programas “Te Queremos Seguro” y “Pacificadores en escuelas” para involucrar a padres de familia y educadores en la identificación de factores de riesgo para los jóvenes.

En febrero de este año, el General Crescencio Sandoval anunció durante la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) que el Gobierno Federal colaboraría con la inversión de 85 millones de pesos para reforzar la seguridad en el estado con más de 1800 elementos del Ejército Mexicano, personal de la Policía Federal y efectivos de la Policía Estatal. Para garantizar su efectividad, la estrategia incluye dividir la ciudad por sectores y desplegar a los nuevos elementos en las áreas de mayor incidencia delictiva.

El 08 de mayo, el Gobierno de Nuevo León confirmó que EU colaborará en procesos de certificación y mejora de la Fuerza Civil, la policía militarizada de la entidad. Con el financiamiento del Gobierno de Estados Unidos para este proceso de certificación, Nuevo León pretende elevar los estándares de confianza y eficiencia de su cuerpo policial.

Desde hace años en Tamaulipas, consejos ciudadanos, organizaciones defensoras de derechos humanos, comités vecinales, cámaras empresariales y de comercio, han desplegado esfuerzos individuales y colectivos para contener los efectos de la violencia e inseguridad. A través de trabajos de denuncia, investigación y Mesas de Seguridad y Justicia se han obtenido resultados esperanzadores. Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, a partir de 2017, de manera gradual pero sostenida, la espiral de inseguridad y violencia ha decrecido en el estado.

Si bien las tasas delictivas aún son alarmantes en la región norte del país, estas estrategias dan cuenta del efecto de la organización ciudadana en coordinación con los tres niveles de gobierno.