De nacionalidad mexicana, la poeta, ensayista y escritora, Roció Cerón, acompañada de Mario del Rio Escobedo, presentó su performance de la séptima edición de Nudo Vortex, llenó de poesía ambientada con efectos sonoros que evocan a un frenesí de imaginación en el espectador.

El trabajo poético de Cerón, es la búsqueda de establecer un diálogo no sólo con otras disciplinas, como el teatro y la danza, sino también con sus congéneres, la lectura y poesía.

Las experiencias, el amor y desamor, el pensamiento que cambia constantemente y el arte contemporáneo influyen en su escritura. Su principal vínculo al arte nace desde el seno familiar y el aprendizaje de realizar performance y poesía visual por interés propio, señala Cerón.

Entrevistada luego de presentar su proyecto poético-sonoro Nudo Bortex, en el Centro Cultural de Acapulco, la poeta detalló que este “es un acto que no se vuelve a repetir en una siguiente presentación” ya que estos están influenciados por el estado de ánimo de los artistas que con la música, vídeos y poesía muestran su pensar y sentir.

– ¿En qué consiste la representación de Nudo Vortex?

“Es el séptimo y último libro de esta cadena de poesía que logre desarrollar, un proyecto no sólo escritural, sino también musical y dancístico. El poema se estabiliza en el libro y se reconstruye en los espacios escénicos y sonoros. Nudo Vortex es un proyecto multimedia. Es también un libro muy biográfico, medio psicotrópico, raro, muy fragmentario.

Comentó que se trata de un libro cuya gestación requirió un proceso a través de las lecturas poéticas, en el que se mezclan la danza, música y efectos visuales en una sola pieza de arte. Todo lo que pasa en el escenario es único e irrepetible, son improvisaciones con sonidos y poesía que influye en nuestro estado de ánimo.

 “Cuando empecé a escribir, me di cuenta que el lenguaje es una materia prima para el ser humano, sería difícil acceder a otras artes sin su existencia”.

¿Qué provocan un padre muerto, un tren transiberiano, un tramado de recuerdos, una orgía verbal, fluxus, opiáceos, un espacio sexual, Patti Smith, Depeche Mode, la colectividad, un hombre tatuado, piscotrópicos, la primera palabra, el vodka con pasto búfalo, un pezón erguido y una cantata?, se puede leer al comienzo del libro.

La escritora adelantó que se estará presentando este 30 de julio en Oaxaca en el Instituto de Artes Gráficas; en la feria de Hidalgo; y en Tijuana, con deseos de cruzar las fronteras estadounidenses con su libro. Ha presentado su performance en la ciudad de México, en la radio de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y en el centro cultural España.

Roció Cerón se muestra “satisfecha” al ser cuestionada acerca del apoyo que ha tenido la Cultura en Guerrero, dice:

“Creo que hay un gran apoyo hacia la cultura actualmente en el estado, hay muchos festivales de lectura, están ampliando los centros culturales, llegando a los poblados”.

Agrega, "lo que falta es reactivar el espacio público, que los creadores e instancias apoyen los proyectos públicos, que los espacios a los que la gente no tiene acceso puedan llegar con este tipo de expresiones culturales y artísticas. Es importante para comunicar un mensaje y armonía en la sociedad".

Su obra es una propuesta con bases en la multidisciplinar de los textos; la seguridad y firmeza con la cual expresa su discurso son sin duda elementos que la han puesto en un lugar central en nuestra cultura contemporánea.

Esta obra forma parte de Escritores de Verano 2015, que se está llevando a cabo desde el pasado 18 de julio hasta el 18 de agosto, y cuya programación se realiza en el centro de lectura Carlos Fuentes, en el Centro Cultural Acapulco.