México.- Los niveles de arsénico hallados en uno de los productos de Peñafiel  no representan un riesgo para la salud, aseguró la empresa, ante la polémica que levantó en los últimos días.

En tanto, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha informado que si encuentra el elemento en el agua mineral inmovilizará el producto que se encuentre listo para la venta o incluso en bodegas y centros de distribución.

Grupo Peñafiel afirmó que el arsénico es un mineral que se encuentra presente en el aire, suelo y en distintos alimentos de consumo diario.

En un comunicado, abundó que los niveles de concentración de este elemento natural varían de acuerdo a distintos factores, por ejemplo, por cuestiones meteorológicas estacionales y geológicas.

La empresa sostuvo que Food and Drug Administration (FDA) establece un rango de 10 partes por billón, el mismo que aplica para la Norma Oficial Mexicana de Agua Mineral.

Y en cuanto a la medición que indica que su producto estaba en 17 ppb, aclara que esa cifra responde a “ligeras variaciones” sin representar un riesgo para la salud.

Asimismo, aseguró que su producto no ha tenido restricciones de venta o de consumo en Estados Unidos, a parte de que continuamente realiza diferentes verificaciones, muestreos, actualizaciones y mejoras en sus estándares de calidad, por lo que ha renovado los sistemas de filtración que reducirán las variaciones.

También dijo que de manera constante colabora con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), así como con la Cofepris, y se comprometió a ofrecer productos de calidad.

Al respecto, Profeco advirtió que Peñafiel podría ser acreedora a una multa de 400 mil pesos en caso de incumplir con la información solicitada.

La dependencia que encabeza Ricardo Sheffield aseguró que la intención es continuar la investigación sobre la supuesta presencia de altos niveles de arsénico en el producto de agua mineral.

En tanto, este lunes, el titular de la Profeco dio a conocer que ya se investiga si las bebidas de sabor de Peñafiel contienen un nivel de arsénico superior a lo permitido.

El servidor público se refirió al reporte de Consumer Reports (CR), emitido el 23 de abril, el cual detectó altos niveles de arsénico en el agua mineral que vendía la refresquera en Estados Unidos.