México.-En días recientes la marca del óvalo azul presentó la nueva generación de la que alguna vez fue una SUV compacta. De hecho, una de las primeras camionetas de dimensiones reducidas en el mercado global.

Sin embargo, para la cuarta generación de la Ford Escape, la marca ha decidido darle un carácter mucho más señorial, ejecutivo y naturalmente, de dimensiones que son características del segmento de las SUVs medianas.

Contra las otras generaciones, la nueva Ford Escape solo conserva el nombre, pues el año modelo 2020 tiene cambios en plataforma, transmisión y plantas motrices, incluyendo una versión híbrida por primera vez en la historia del modelo.

El primero de los cambios (y quizá el más notorio) es el lenguaje de diseño que utiliza este modelo, el cual deja atrás los trazos angulados y cuadrados para dar lugar a formas más redondeadas que son similares a las del Ford Fiesta o el Focus que se vende en mercados como Europa y China.

En el interior es posible ver cambios sustanciales contra la versión anterior, luciendo un entorno mucho más elegante que tiene como foco principal de atención la presencia de una nueva pantalla de ocho pulgadas que viene programada con el sistema de infoentretenimiento Sync 3 y además, puede vincularse con Apple CarPlay y Android Auto.

Se ofrecerá en dos versiones mecánicas, dentro de las cuales habrá diversas variantes. Entre ellas está un mecanismo híbrido que genera 198 caballos de fuerza y estará acompañado de una planta 100% a gasolina con propulsor EcoBoost que genera 250 caballos de fuerza. Ambas con transmisión automática.

Los precios y versiones que compondrán el catálogo de la cuarta generación de la Escape se darán a conocer más cerca del inicio de su venta (inicios de noviembre). Sin embargo, se calcula que inicie en 650 mil pesos