México.-El estado de Nueva York está investigando un centenar de casos de menores de edad con una enfermedad inflamatoria posiblemente relacionada con el COVID-19 por la que ya fallecieron tres hasta la fecha, según informó el gobernador Andrew Cuomo.

Cuomo, en su actualización diaria sobre el coronavirus SARS-CoV-2, dijo que la curva de contagios sigue "en descenso" de cara a la reapertura económica que comenzará este viernes en algunas regiones del norte del estado, pero llamó la atención sobre el "preocupante" problema de esta enfermedad infantil "que parece ser creada por el virus" y que puede "afectar al corazón".

Agregó que las edades del centenar de casos que investiga el Departamento de Salud son variadas y alcanzan hasta los 21 años, pero más de la mitad se concentran en una franja entre 5 y 14 años, mientras que los fallecidos tenían 5, 7 y 18 años.

Los síntomas son similares a los de la enfermedad de Kawasaki o el síndrome del 'shock' tóxico, indicó Cuomo, quien destacó que los niños no presentan síntomas respiratorios, más habituales en el COVID-19, sino otros como fiebre, sarpullidos y dolor abdominal, y ordenó a los hospitales priorizar los test para quienes los padezcan.

Cincuenta y dos niños fueron diagnosticados con un síndrome inflamatorio vinculado al coronavirus en la ciudad de Nueva York y otros 10 están a la espera de resultados, informaron autoridades.

De esos 62 niños, 25 tienen coronavirus y 22 portan anticuerpos contra el virus, indicó el alcalde Bill de Blasio. Un menor falleció.

Otros niños tanto en Estados Unidos como en Europa fueron hospitalizados con la condición, conocida como síndrome inflamatorio multisistémico infantil.

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció la semana pasada que el estado está ayudando a elaborar criterios uniformes para el diagnóstico y tratamiento del síndrome, a pedido de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

De Blasio exhortó a los padres a llamar al pediatra si sus niños tienen síntomas como fiebre, sarpullido, dolor abdominal y vómitos.

“Es algo serio, simplemente aterrador”, expresó De Blasio, “y quiero decirles a los padres, si están escuchando esta información sobre síndrome inflamatorio multisistémico infantil y les suena aterrador, sí, es realmente aterrador”.

El alcalde anunció que las primeras 535 personas contratadas para hacerle seguimiento a los enfermos de coronavirus están siendo entrenadas usando el método de la Universidad Johns Hopkins patrocinada por Bloomberg Philanthropies, con la meta de tener 2,500 voluntarios para inicios de junio.

En la ciudad de Nueva York, que ha reportado por lo menos 52 niños enfermos con el síndrome, el alcalde Bill de Blasio pidió a los padres de familia llamar a sus pediatras cuanto antes si sus hijos muestran síntomas, como fiebre persistente, sarpullido, dolor abdominal y vómito.

Eso fue lo que la familia de Bobby Dean hizo, aunque viven en el condado de Steuben, que sólo tiene 239 casos confirmados de COVID-19 y se ubica en una parte del estado que se tiene previsto que empiece a reabrir algunos sitios de trabajo.

El médico familiar le realizó una prueba de coronavirus al día siguiente de que se presentó a emergencias, pero los resultados tardarían 24 horas. Para esa noche, la fiebre del pequeño había aumentado, su abdomen estaba inflamado, estaba severamente deshidratado y su ritmo cardíaco se había acelerado. Su padre, Michael Dean, lo llevó al Hospital Infantil Golisano, en Rochester, a 90 minutos de distancia.

Alrededor del 23% de esos casos se presentaron en niños menores a 5 años, aproximadamente el 29% en pequeños de entre 5 y 9 años, un 28% en niños de 10 a 14, y 16% en jóvenes de entre 15 y 19 años.

En su testimonio ante una comisión del Senado estadounidense sobre la respuesta al coronavirus del gobierno, el médico Anthony Fauci dijo que a los niños generalmente les va mejor que a los adultos y ancianos, pero advirtió que todavía falta mucho por aprender del virus.

“Por ejemplo, en estos momentos, niños que se presentan con COVID-19 y que en realidad tienen un síndrome inflamatorio muy extraño y muy parecido al síndrome de Kawasaki”, dijo Fauci. “Creo que es mejor que tengamos mucho cuidado de no ser arrogantes al pensar que los niños son completamente inmunes a los efectos nocivos”.

Los médicos aún creen que la mayoría de los menores con COVID-19 presentan solamente síntomas leves.

Por lo menos 3,000 niños estadounidenses son diagnosticados con la enfermedad de Kawasaki cada año. Es más común en los niños menores de 6 años y de sexo masculino.

Entre los síntomas están la fiebre prolongada, dolor abdominal severo y dificultades para respirar.