Ciudad de México.-Nueva Zelanda registró el primer muerto por covid-19 en más de tres meses, informaron las autoridades sanitarias este viernes.

“El hombre, en la cincuentena, fue parte del brote registrado en Auckland y falleció hoy en el (hospital) Middlemore”, dijo el departamento de Salud en un comunicado.

Este fallecido, el primero desde el 24 de mayo, eleva el número de muertos en Nueva Zelanda a 23.

Las autoridades neozelandesas decretaron el confinamiento de Auckland el 12 de agosto, tras la detección de cuatro casos en esta ciudad de 1,5 millones de habitantes, poniendo fin a 102 días sin transmisión comunitaria de covid-19 en el país.

Las medidas de restricción impuestas en Nueva Zelanda tras el rebrote de la COVID-19 en la ciudad de Auckland, que surgió a mediados de agosto tras 102 días libres de contagios locales, se mantendrán hasta al menos mediados de mes, dijo este viernes su primera ministra, Jacinda Ardern.

En una jornada en la que Nueva Zelanda registró 5 nuevas infecciones, tres de las cuales son por transmisión local, Ardern indicó a los periodistas en Wellington que mantendrá el nivel de alerta 2, de un máximo de 4, así como el confinamiento más estricto en Auckland.

La medida volverá a ser revisada el 14 de septiembre.

La mandataria justificó la decisión de mantener la alerta al recalcar que el origen de los contagios locales en Auckland, de unos 1,7 millones de habitantes y la más poblada del país, no se ha identificado, aunque se sabe el virus volvió a entrar en el país por la frontera.

“Todas las infecciones provienen de un solo caso índice”, dijo Ardern, al referirse al origen del rebrote de COVID-19 en Auckland, que se detectó por primera vez en cuatro miembros de una familia en momentos en que el país no registraba contagios locales desde hace meses.

El Gobierno neozelandés impuso el confinamiento en Auckland y elevó la alerta al nivel 2 en el resto del país el pasado 12 agosto, dos días después de que se produjera un rebrote de contagios del nuevo coronavirus tras 102 días sin contagios locales en todo el país.

Nueva Zelanda, cuyo Gobierno fue aplaudido mundialmente por la gestión frente a la pandemia con la aplicación en marzo pasado de uno de los confinamientos más estrictos del mundo y el cierre de sus fronteras cuando tenía 50 casos, acumula 1.413 infecciones, de las cuales 22 resultaron en fallecimientos y 112 siguen activas.