El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) fortalecerá el ambiente de negocios, fomentará el turismo y conseguirá que se tenga mejor conectividad, además de que será uno de los tres más grandes del mundo.

Así lo señaló la subsecretaria de Transporte, Yuriria Mascott Pérez, quien comentó que esta nueva terminal aérea superará en capacidad al de Brandemburgo, en Alemania, y al de Hamad, en Qatar.

En un comunicado expuso que su construcción será un motor para impulsar el desarrollo regional, ya que generará alrededor de 160 mil empleos y cuando inicie operaciones se crearán 450 mil más, además de otros mil por cada millón de pasajeros adicionales que sean atendidos.

Asimismo, contribuirá a la creación de servicios en la zona como hospitales, escuelas y viviendas.

La funcionaria de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) detalló que la nueva terminal aérea operará con energía limpia por completo, pues se aprovechará la energía solar para generar electricidad, se ahorrará 30 por ciento en consumo de agua, se tratará totalmente las aguas residuales, contribuirá al saneamiento de nueve ríos y la creación de una planta de biogás.

Subrayó que el nuevo aeropuerto capitalino será patrimonio de los mexicanos y una materia global en materia de sustentabilidad.

Resaltó que para lograr acuerdos internacionales y adecuar el marco regulatorio interno que favorezcan la industria del transporte se han promovido reformas que incluyen una nueva Ley de Aviación Civil, reformas a la Ley Federal de Aeropuertos y el Programa Estatal de Seguridad Operacional.

Mascott Pérez recordó que el actual aeropuerto está próximo a alcanzar su límite máximo de operación, además de que sus ampliaciones, modernizaciones y construcciones efectuadas en las últimas décadas están cada vez más cerca de llegar al límite para atender la creciente demanda de pasajeros. Notimex.