El nombramiento de Max Lorenzo Sedano como secretario de Seguridad Pública de Acapulco representa una oportunidad para generar confianza ante la ciudadanía, dijo el alcalde Evodio Velázquez Aguirre.

El primer edil afirmó que Sedano Romano es respaldado por el gobierno federal, estatal y las fuerzas armadas.

Declaró que el puerto es prioridad nacional, y asumió que la llegada del secretario y las nuevas estrategias de seguridad – como el manejo del C-4 por agentes de la Sedena, así como la creación de un C-5 - darán certidumbre a las inversiones.

"No queremos solamente la critica y el señalamiento, lo que buscamos es la suma en las acciones", expresó.

Entrevistado tras un recorrido por las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública municipal, junto al ahora encargado de seguridad, el alcalde negó que el nombramiento fuera una imposición de la Secretaría de Gobernación (Segob), luego de que se pretendía que Manuel Flores Sonduk desempeñara ese papel.

"Nosotros presentamos una terna, esa terna fue consensada, fue platicada con diferentes actores. Mandamos un marino, un militar y al encargado de despacho", expuso.

Sobre Max Lorenzo, el alcalde aseguró que cuenta con "todas las cartas credenciales" y es una "buena propuesta" por la formación militar que adquirió en la Marina Armada de México, con 40 años de experiencia, y la formación académica con una maestría en seguridad nacional.

En otro tema, el primer edil insistió en que en un año el tema de la seguridad en el municipio mejorará.

Informó que durante la reunión del gabinete de seguridad de este lunes, los tres gobiernos se hicieron una "crítica" a fin de mejorar las condiciones de seguridad y dijo que el próximo año será "detonador" para el municipio.

Como alcalde, expresó que le corresponder mantener una ciudad limpia, remozada y modernizada.

El C-4, ofreció, dará mayor combate y cohesión al crimen organizado, aunque, dijo, todavía no le hacen entrega del equipo que espera recibir en el transcurso de está semana.