El Nuevo Sistema de Justicia Penal que operará en todo el país en junio próximo, surgió de la demanda ciudadana de una nueva forma de hacer justicia, de los compromisos internacionales suscritos por México en materia de derechos humanos y de la necesidad de modernizar los sistemas judiciales. La nueva justicia penal parte de la reforma a la Constitución que incorporó el sistema acusatorio adversarial, el cual equilibra los derechos de las víctimas e imputados y contribuye a la confianza en las instituciones. La Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal afirma que el nuevo modelo busca que la sociedad comprenda y conozca sus derechos para exigirlos por el bien de un México justo, un México en paz. En el documento “El Nuevo Sistema de Justicia Penal —justicia que sí se ve—”, señala que la reforma penal es la más profunda transformación que se ha hecho en materia de justicia en 100 años de historia nacional. Esto porque transforma las leyes y con ello las funciones de quienes tienen la responsabilidad de procurar e impartir justicia. Es un cambio tan radical que las autoridades deberán modificar desde su forma de pensar hasta su manera de actuar, para estar a la altura de las nuevas exigencias de la sociedad. Entre las características más importantes del nuevo modelo de justicia se encuentran que es acusatorio, porque existen dos actores que intervienen en el juicio: uno que acusa y otro que se defiende. Además es adversarial porque tanto la acusación como la defensa se realiza mediante una confrontación de pruebas y argumentos de cada una de las partes que debe ser oída por la otra, comentada, negada o aclarada ante un juez. Y es oral, ya que a diferencia del sistema anterior que era de manera escrita, ahora el juicio se lleva a cabo mediante un debate frente al juez debe estar siempre presente. El documento precisa que los dos cambios más importantes al sistema de justicia son, primero, que todas las audiencias y el propio juicio será oral y a la vista de todos, es decir público. En segundo lugar, en los casos de delitos menores cuyo daño es reparable, la víctima y el imputado pueden lograr una salida justa a través de la justicia alternativa, en la cual se incluyen acciones para reinsertar al imputado a la sociedad. El Poder Judicial de la Federación precisa que el Nuevo Sistema Acusatorio, Adversarial y Oral está basado en reglas, figuras e instituciones que regirán los procesos y procedimientos penales. Esto se hará a través de los principios de oralidad, igualdad, inmediación, publicidad, contradicción, concentración, continuidad y presunción de inocencia. Destaca que las principales ventajas son respeto y vigilancia de los derechos humanos de la víctima y el imputado en todas las etapas del proceso, así como el principio de presunción de inocencia, con el cual se respeta la integridad jurídica, física y moral de los ciudadanos. Señala que en el nuevo modelo se crea la figura del juez de control, quien vela por los derechos humanos de las personas, mientras que el principio de publicidad hace públicas todas las audiencias permitiendo mayor transparencia en la impartición de justicia. Las autoridades encargadas de implementar el Nuevo Sistema Penal coinciden en afirmar que este modelo es moderno, abierto y claro; además tiene su primer destinatario en la ciudadanía, para fortalecer el acceso a la justicia. Notimex